Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 23 de mayo de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 23 de mayo de 2022

La Asociación Española de Técnicos Cerealistas (AETC) pone sobre la mesa el trabajo de innovación que se está realizando en el sector de la industria harinera (base de la panadería, bollería y galletería). Se han recuperado variedades antiguas de trigo, como la espelta y el kamut. Es tan sólo un ejemplo porque hay más.

El citado colectivo alude a la creciente importancia de los cereales con buena imagen nutricional, como la avena y el centeno; los cereales y pseudocereales sin gluten; y las harinas de leguminosas.

Sobre este asunto está previsto que se hable en Palencia el 28 de abril en una jornada titulada “Nuevas harinas y viejos granos para innovar en alimentación”.

Manuel Gómez Pallares, catedrático de Tecnología de Alimentos en la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias de Palencia (ETSIIAA), dice que “hay que dar respuesta a la necesidad que existe hoy en día de innovar y ampliar la gama de productos que ofrecen las empresas, y trasladar el conocimiento sobre estas nuevas harinas que son menos conocidas que las harinas de trigo”.

La carta de presentación del citado evento incluye las siguientes reflexiones:

La industria harinera ha comenzado a molturar granos distintos del trigo habitual, adaptando los procesos y estudiando las claves para garantizar la calidad de estas harinas.

Por ello se ha llegado a la recuperación de variedades de trigo antiguas, como la espelta o el kamut.

Y por ello es creciente la importancia de los cereales con buena imagen nutricional, como la avena o el centeno, o los cereales y pseudocereales sin gluten, así como las harinas de leguminosas, que constituyen la base para una parte importante de las innovaciones en la industria de panadería, bollería y galletería.

Hay que incidir en la importancia, para la industria harinera, del nicho de mercado que surge de la modificación de las harinas mediante procedimientos físicos como los tratamientos hidrotérmicos, la germinación o la micronización.

Se obtienen de esta manera harinas con nuevas funcionalidades que permiten espesar en frío, reducir el contenido de aceite, absorber más agua o incrementar el contenido nutricional, desarrollando productos con un mayor contenido proteico,…

Gracias a ello se consiguen productos de panificación, galletería, snacks o salsas con mejores características organolépticas, nutricionales y funcionales”.

13 de marzo de 2020

Otras noticias

Aumenta la superficie dedicada a la almendra en España pero se reduce la producción en esta campaña

La Mesa Nacional de Frutos Secos, compuesta por ASAJA, UPA, COAG, Cooperativas Agro-alimentarias de España y Asociación Española de Organizaciones de Productores de Frutos Secos (AEOFRUSE), realiza una primera estimación de producción de almendra para esta campaña. Prevé casi sesenta y dos mil toneladas de almendra grano. Es un veintinueve por ciento menos que hace un año, como consecuencia de las heladas, sequía y enfermedades fúngicas, según zonas. Las nuevas superficies productivas no han compensado la reducción en el rendimiento. España dedica al cultivo de la almendra más de quinientas veinte mil hectáreas. En el último año han entrado en producción casi treinta y nueve mil hectáreas. Los datos referidos a Aragón son los siguientes: hay una previsión de cosecha de casi cuatro mil ochocientas toneladas (un cincuenta y cuatro por ciento inferior) y la superficie dedicada a este cultivo es de sesenta y ocho mil hectáreas (un dos por ciento superior).

20 de mayo de 2022 |
Ir a Arriba