Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

sábado, 27 de noviembre de 2021

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

sábado, 27 de noviembre de 2021

Se ha celebrado en Zaragoza la conferencia de clausura de TESTACOS, proyecto de investigación del programa Interreg POCTEFA, liderado por el Instituto Agroalimentario de Aragón. Ha desarrollado un “ensayo pionero para detectar residuos de antibióticos en animales vivos antes de llegar a la cadena alimentaria”. Se ha procedido al “análisis de cinco mil muestras de carne comercializada en Perpignan, Toulouse, Bilbao, Logroño y Zaragoza, detectando residuos por encima del límite máximo permitido en un 0,1 por ciento”.

Desde TESTACOS se explica que “hasta ahora el control de la presencia de residuos de antibióticos en los alimentos de origen animal se realiza con posterioridad a su obtención o al sacrificio de los animales”. Este proyecto plantea una alternativa al citado protocolo, desarrollando una herramienta que permite el análisis de los residuos de antibióticos en animales en vivo. Su aplicación supondrá “una mejora para el sector ganadero, que además de aumentar su competitividad evitará el sacrificio innecesario de animales no aptos para el consumo humano”.

A la conferencia de clausura del proyecto TESTACOS han asistido el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona; la vicerrectora de Política Científica de la Universidad de Zaragoza, Rosa Bolea; el presidente del Clúster Español de Productores de Ganado Porcino, Eduardo Costa; y el coordinador de TESTACOS y director del Instituto Agroalimentario de Aragón, Rafael Pagán.

Hay que recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera las resistencias a los antibióticos como una de las grandes amenazas de salud a las que se enfrenta la humanidad en las próximas décadas. Los antibióticos actuales podrían dejar de ser efectivos en el tratamiento de enfermedades comunes.

17 de noviembre de 2021

Otras noticias

Nace la marca Trufa Negra d’Aragón

Se ha constituido la federación de asociaciones vinculadas con la trufa negra (Tuber melanosporum) de Aragón y ha presentado la marca conjunta Trufa Negra d’Aragón. Es el resultado de la unión de la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón (Huesca), Asociación de Jóvenes Truficultores de Teruel y Asociación de Truficultores y Recolectores de Trufa Negra de las comarcas de Zaragoza. El objetivo que persiguen la nueva federación y la nueva marca conjunta es “potenciar la imagen, de tal manera que quien adquiera Trufa Negra d’Aragón lo haga sabiendo que está comprando un producto de calidad contrastada”.

Se cuenta con el respaldo de entidades como el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (CITA) de Aragón y como el Centro de Investigación y Experimentación en Truficultura (CIET), ubicado en Graus (Huesca).

Se ha presentado un informe sobre el sector de la trufa en Aragón:

Aragón se consolida como una de las mayores zonas productoras de trufa del mundo. La truficultura es una actividad que se encuentra en pleno proceso de desarrollo en este territorio, con un crecimiento aproximado de quinientas hectáreas anuales y con una superficie de diez mil kilómetros cuadrados aptos para el desarrollo de la trufa negra. El cuarenta y cuatro por ciento de los viveros de planta micorrizada de España se encuentra en Aragón, y suponen cerca del setenta y cinco por ciento del total de la producción anual del país, con alrededor de trescientos cincuenta mil plantones. El once por ciento del total mundial de las plantaciones productoras de trufa negra se encuentran en Aragón y se estima que el cincuenta por ciento de la producción global de estos hongos es aragonés”.

26 de noviembre de 2021 |
Ir a Arriba