Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 20 de mayo de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 20 de mayo de 2022

UPA Aragón hace balance del pasado año 2019 en Huesca (balance que sirve para el resto de Aragón). Dice que ha sido un nuevo año horrible, con afecciones en las producciones por culpa de inclemencias atmosféricas (sequía, pedrisco, heladas,…) y con precios bajos (inferiores en muchos casos a los costes de producción).

Respecto a los precios bajos, José Manuel Roche, secretario general de UPA Aragón, señala que el sector de la fruta está viviendo una situación crítica, que ha llevado en el último ejercicio al cierre de un centenar de explotaciones en la provincia de Huesca.

Estos agricultores han decidido arrancar sus frutales y dedicar su superficie de cultivo a explotaciones superintensivas de olivo o almendro.

UPA lamenta que el modelo superintensivo se esté imponiendo tanto en agricultura como en ganadería, lo cual va en contra de la defensa de un agro familiar.

José Manuel Roche indica que los datos agrarios de Aragón se ven enmascarados por la buena situación que vive el sector porcino.

De cara a 2020 vaticina problemas, y de hecho las organizaciones profesional agrarias van a convocar movilizaciones.

UPA Aragón habla también del Programa de Desarrollo Rural de Aragón, que va a caer a la mitad en consignación presupuestaria, ya que el periodo 2014-2020 ha contado con 1.075 millones de euros, y en cambio el nuevo periodo 2021-2027 se va a quedar en 550 millones de euros.

16 de enero de 2020

Otras noticias

Ya se han iniciado los nacimientos de larvas de carpocapsa en frutales de pepita de Aragón

El Centro de Sanidad y Certificación Vegetal de Aragón publica un aviso fitosanitario relativo al inicio del nacimiento de larvas de carpocapsa (Cydia pomonella), que ya se ha producido en este territorio. Indica que “en las parcelas en las que se cultivan manzanos, perales, membrilleros o nogales deben realizarse aplicaciones con insecticidas larvicidas; estos tratamientos deberán renovarse en el plazo máximo de doce o catorce días, o antes si se produjesen lluvias de cierta entidad que pudieran lavar el producto aplicado”. El citado centro añade que “esta información general debe ser precisada en cada situación concreta por el técnico de ATRIA o asesor en gestión integrada de plagas; su criterio debe prevalecer siempre que se lleve a cabo un monitoreo de la plaga y un seguimiento de las condiciones meteorológicas que determinan la evolución de la misma”.

19 de mayo de 2022 |
Ir a Arriba