Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

jueves, 28 de octubre de 2021

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

jueves, 28 de octubre de 2021

El estudio ha sido realizado por el proyecto europeo Feed-a-Gene, que ha analizado el valor de la torta de colza europea en la alimentación del ganado porcino. Ha participado en este proyecto el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) de Cataluña. Saca como conclusión que la torta de colza europea puede ser una buena alternativa a la de soja americana.

La descripción que el IRTA realiza de este estudio es la siguiente:

Se utilizaron dos tecnologías para procesar e incrementar el contenido en proteína de la torta de colza, y ésta se evaluó posteriormente en porcino, demostrando unos resultados mejores en cuanto a eficiencia alimentaria durante el engorde, pudiéndose considerar una alternativa válida para sustituir a la soja en dietas para el ganado porcino.

Europa ha sido siempre deficitaria en cuanto al suministro de proteína para la alimentación animal. Este suministro proteico es un reto que el proyecto Feed-a-Gene ha abordado desde un punto de vista cualitativo y cuantitativo, incidiendo en cómo hacer un mejor uso de las fuentes de proteína que se producen en el continente.

Aunque la harina de colza se produce cada vez más en Europa, su uso frente a la de soja para la alimentación de monogástricos se ve limitada debido a su menor contenido proteico y aminoacídico, así como por su menor digestibilidad.

Partiendo, pues, de colza producida en Europa, se sometió a ésta a un procesamiento previo para extraer el aceite; la torta resultante se sometió a dos tecnologías de procesado para aumentar en un 15 por ciento su contenido en proteína bruta, alcanzando valores superiores al 40 por ciento.

Las dos tecnologías utilizadas se basaron, por un lado, en someter la torta de colza a una biofermentación y posterior separación de fracciones; por otro, en la aplicación de diferentes tamices en la separación física de sus componentes. En ambas se obtuvo un idéntico resultado en cuanto al contenido proteico”.

Rosil Lizardo, investigador del IRTA, indica que “los ensayos realizados con cerdos en las instalaciones del IRTA nos han ofrecido una mejora de la eficacia alimentaria en ambas tecnologías de procesado”.

Añade que “esto lleva a considerar a la torta de colza enriquecida en proteína como una fuente proteica alternativa a la soja de origen americano, siendo la autosuficiencia proteica en Europa uno de los objetivos principales en el proyecto Feed-a-Gene”.

17 de agosto de 2020

Otras noticias

Almozara Editorial y DPZ presentan el libro “Tesoros gastronómicos de la provincia de Zaragoza, en la mesa”

La Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) ha sido el escenario de presentación de libro “Tesoros gastronómicos de la provincia de Zaragoza, en la mesa”, coeditado por la Diputación y Almozara Editorial. Se divide en diez capítulos protagonizados por otros tantos productos o sectores agroalimentarios de la provincia: el queso y otros derivados lácteos; el vino; el aceite de oliva virgen extra; jamón, embutidos y otras conservas cárnicas; miel y mermeladas; chocolate, frutas de Aragón y otros dulces especiales; espárragos y otras conservas vegetales; cerveza y vermut; pasta; y pan y repostería tradicional.

Cristina Arguilé, autora de los textos, señala que en este libro “hemos querido reflejar la riqueza de la despensa zaragozana, a través de la descripción de los productos elaborados que, por su singularidad, tradición, importancia económica o calidad diferenciada, y en muchos casos por todos estos motivos, mejor representan la agroalimentación zaragozana”.

Explica que, “con los quesos, vinos, aceites de oliva, conservas vegetales, embutidos… como hilos conductores, el lector emprenderá un viaje que llega a todos los territorios de la provincia y recorre la diversidad de sus paisajes (reflejando la huella que la transformación de alimentos del campo y de la granja ha dejado en nuestra historia, cultura e idiosincrasia), hasta el lugar donde estos productos alcanzan su máxima expresión, los restaurantes del mundo rural”.

Cristina Arguilé añade que esta obra “es un homenaje a los hombres y mujeres que trabajan en el medio rural, porque fueron, son y serán personas esenciales, ya que satisfacen la más elemental de las necesidades humanas, la de la nutrición, y ofrecen auténticos placeres gastronómicos que hacen nuestra vida mucho más llevadera; y, además de alimentar nuestros cuerpos y espíritus, nutren nuestros pueblos, un mundo rural que sólo se mantiene si se habita, se vive y se trabaja”.

27 de octubre de 2021 |
Ir a Arriba