Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 27 de octubre de 2021

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 27 de octubre de 2021

Las ayudas Leader son el mejor instrumento para mantener vivas las pequeñas y medianas empresas rurales” es la conclusión principal de un estudio sobre Leader en Aragón realizado por el Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio de la Universidad de Zaragoza.

Dice que “sólo sobrevive el 33 por ciento de las empresas creadas entre 2007 y 2013 a nivel nacional; el porcentaje se eleva al 76 por ciento en el caso de las PYMEs puestas en marcha en ese periodo en Aragón gracias a las ayudas Leader”.

Este trabajo incluye una encuesta a 200 beneficiarios de Leader del Ceder Monegros, que demuestra que “las pequeñas empresas rurales son mucho más resilientes y no se deslocalizan”.

El estudio concluye que “el 57 por ciento de todos los proyectos Leader se emprenden en municipios menores de 2.000 habitantes (el 42 por ciento en municipios de menos de 1.000 habitantes)”.

Y que “el 51 por ciento de todos los proyectos cuyo beneficiario es un autónomo se emprende en municipios menores de 2.000 habitantes (el 34 por ciento en los de menos de 1.000 habitantes)”.

Todos estos datos son dados a conocer por la Red Aragonesa de Desarrollo Rural (RADR), que incide en el importante papel que juega la metodología Leader en este territorio.

Destaca igualmente que “el 38 por ciento de los emprendedores en Aragón son mujeres, mientras que la media a nivel nacional es del 35,7 por ciento”.

E incide en la importancia de las cooperativas (uno de los destinos de las ayudas Leader); la Red dice que “son una arma cargada de futuro rural”. Y añade que “la mayoría de socios de estas cooperativas residen y trabajan en los pueblos, lo que es garantía contra la deslocalización”.

27 de abril de 2021

Otras noticias

Nace Culturfungi, para combinar producción de setas y gestión forestal

Se ha presentado en San Martín de la Virgen del Moncayo, en la comarca zaragozana de Tarazona y el Moncayo, el proyecto de cooperación Culturfungi, que lleva por título “Cultivo sostenible tecnológico de hongos sobre sustratos micoselvícolas y desarrollo de modelos de valorización con impacto social”. El objetivo es “promover el cultivo sostenible y ecológico de setas y hongos en Aragón sobre sustratos micoselvícolas disponibles, tanto en espacios naturales forestales como en invernadero”.

El proyecto tiene una duración de cuatro años (hasta 2024) y su presupuesto es de 150.000 euros. Se van a llevar a cabo actividades en el Parque Micológico de Albarracín, en el Moncayo, y en la Peña Oroel. Con su puesta en marcha se contribuirá a “mejorar la gestión de las explotaciones forestales desde un punto de vista ambiental y económico, promoviendo un modelo de gestión forestal multifuncional, que integre el recurso micológico y se oriente a la producción de setas y a la conservación de la diversidad micológica y de sus funciones ecológicas”.

También se trabajará para “mejorar el aprovechamiento de los recursos forestales de Aragón y la abundancia y diversidad de sistemas productores de hongos silvestres de interés socioeconómico, nutricional y medicinal”; y se promoverá la “producción ecológica de hongos con valor añadido y sus productos transformados en Aragón, y su comercialización”.

Además, “se ofrecerá a la cadena de producción agroalimentaria una nueva fuente de proteína saludable, cuya producción generará un bajo impacto ambiental”. Con el proyecto se pretende “desarrollar modelos de desarrollo rural sostenibles, con impacto social y medioambiental”, y ofrecerá “una alternativa de producción en los entornos rurales que permita tanto mejorar las rentas agrarias de los agricultores como ofrecer alternativas de emprendimiento que fijen población”.

En Culturfungi se va a “innovar en el cultivo de hongos en granja en Aragón, a través de la incorporación de nuevas especies de hongo con valor añadido, y en el desarrollo y consolidación de una estrategia regional de gestión del recurso micológico”. El proyecto también va a facilitar la inserción laboral de colectivos con dificultades especiales.

El proyecto está coordinado por el Centro Especial de Empleo Gardeniers de ATADES, y financiado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y el Gobierno de Aragón. El grupo de cooperación está formado por ocho miembros, de los cuales tres son beneficiarios: el Centro Especial de Empleo Gardeniers de ATADES, QILEX Consultora Forestal y la Sociedad Cooperativa Agraria San Atilano. El proyecto cuenta con dos centros de investigación: Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y Universidad de Zaragoza (UNIZAR). Y hay tres entidades asociadas: Grupo ASOMO, Ayuntamiento de Tarazona y Ayuntamiento de Jaca. Además, apoyan el proyecto la Fundación Solidaridad Carrefour y el Ayuntamiento de San Martín de Vera del Moncayo.

26 de octubre de 2021 |
Ir a Arriba