Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 26 de junio de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 26 de junio de 2022

UAGA hace balance del año agrario 2021. Lo titula así: “Un año marcado por los precios de nuestros productos, los costes de producción y el gran fiasco de la política agraria”. Esta organización profesional agraria lamenta que la propuesta del ministro de Agricultura, Luis Planas, mantenga los derechos históricos en el pago de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC). El resumen del balance de UAGA es el siguiente:

A pesar de la reducción del 7,5 por ciento en las producciones de cultivos herbáceos, el valor de éstas se ha incrementado en un 35 por ciento respecto al pasado año por el incremento del precio de los cereales, que han alcanzado precios desconocidos hasta la fecha.

Por contra, cabe destacar la reducción de la producción en frutales, sobre todo del almendro, y viñedo, que se reduce en más de un 20 por ciento, lo que nos lleva a una reducción del 13 por ciento del valor de cosecha.

En conjunto, la producción agrícola asciende a casi 1.754 millones de euros (con un incremento del 17,3 por ciento), principalmente por el alza de los cereales, ya que los leñosos tuvieron fuertes pérdidas de producción en 2021.

El valor de los sectores ganaderos asciende en 2021 a casi 3.000 millones de euros (con un incremento del 2,9 por ciento), por los buenos precios ganaderos, excepto en los subsectores cunícola y porcino, donde el incremento de la producción se vio absorbido por la reducción de precio del ejercicio.

Tras dos años mareando la perdiz con la reforma de la PAC, el ministro Luis Planas finalmente nos presenta un Plan Estratégico en el que se mantienen los privilegios de los llamados derechos históricos.

Como hiciera Miguel Arias Cañete en 2013, se cambia todo para que todo siga igual, para que sigan cobrando los mismos y se mantenga el status quo. De esta forma, se patrimonializan las ayudas de la PAC, beneficiando económicamente a los no profesionales y perjudicando a los profesionales del sector agrario, pero con mayores exigencias y en consecuencia mayores costes de producción.

Desde UAGA pensamos que si se quiere mantener un medio rural vivo que fije población y vertebre territorio, las ayudas deben priorizar a la explotación familiar y al profesional del sector agrario, entendido éste como aquel que se encuentra en alta en la Seguridad Social y con un mínimo del 50 por ciento de sus rentas como agrarias.

Luis Planas tenía la obligación de revertir el status quo que se aplicó en la reforma de 2013. Es difícilmente justificable seguir manteniendo los valores de una actividad que se realizó hace casi tres décadas, ya que la realidad actual es que muchos de aquellos agricultores y ganaderos ya no están, o están realizando una actividad muy diferente a aquella que le generó dichos valores. Y no puede ser que España, con las veinte regiones de pago que se plantean ahora, siga manteniendo más que el conjunto de países que aplicamos el pago básico en 2013.

Por esto, desde UAGA seguiremos luchando para solucionar los problemas endémicos de la actual PAC, como son la desaparición de agricultores de sofá y perceptores no legítimos, la desaparición de los derechos históricos, el límite a los cobros millonarios de las grandes explotaciones, apoyando a los sectores estratégicos para el territorio (como la ganadería extensiva) y la inclusión de aquellos sectores que se quedaron fuera del pago básico (frutas, hortalizas y vino).

Un año más, el sector agrario sigue manteniendo el nivel de contratación. Con una contratación media (enero-octubre) de 13.382 contrataciones mensuales, supone una reducción del 0,7 por ciento respecto al pasado año, principalmente por la reducción de cosecha de frutales a causa de la climatología adversa en la provincia de Huesca. Estos datos demuestran la importancia del sector agrario en Aragón, que con independencia de sus resultados económicos sigue creando empleo.

La producción final agraria se ha cifrado en casi 4.754 millones de euros, lo que supone un aumento de casi el 7,8 por ciento respecto al año 2020. Esta producción final agraria en Aragón depende en un 36,9 por ciento de la actividad agrícola, mientras que el 63,1 por ciento restante es aportado por el sector ganadero. El sector porcino representa en el presente año el 41,7 por ciento del total, por lo que cualquier incidencia a la bajo o al alza desvirtúa las cuentas en Aragón.

No podemos olvidarnos del fuerte incremento de nuestros costes de producción (semillas, fertilizantes, gasóleo, energía,…). Los abonos duplicaron los precios respecto al año anterior y los ganaderos ven cómo los piensos siguen la misma escalada alcista de los cereales”.

20 de diciembre de 2021

Otras noticias

El sector porcino necesita un relato que refleje su realidad y valores

Se ha celebrado el VII Foro Porcino de INTERPORC (Interprofesional del Porcino de Capa Blanca), bajo el lema “Enamorando al consumidor”. Ha reunido a más de doscientos cincuenta profesionales. Ha sido un evento en el que se ha hablado sobre cómo dirigirse adecuadamente a los consumidores. El presidente de INTERPORC, Manuel García, señala que “los profesionales del sector porcino podemos conquistar al consumidor con un relato que refleje nuestros valores y nuestra realidad”. Añade que “el consumidor moderno merece saber que el sector porcino ya da respuesta a muchas de sus exigencias; sin embargo, buena parte de la sociedad está condicionada por informaciones tergiversadas y noticias falsas que ofrecen una realidad de nuestra tarea diaria en la que no nos reconocemos”. El ministro de Agricultura, Luis Planas, ha participado en este foro. Ha dicho: “La comunicación es creación de valor, que es en definitiva lo que hace el sector porcino (en producción, economía social, ambiental, sanidad animal e internacionalización)”.

24 de junio de 2022 |
Ir a Arriba