Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Territorio AOVE, proyecto aragonés que fomenta el uso exclusivo de aceite de oliva virgen extra en la restauración

Territorio AOVE inicia su andadura. Lo hace con la firma del primer acuerdo. Ha sido con el restaurante La Lobera de Martín, de Zargoza. Ésta es una iniciativa de El Gastrónomo Zaragozano, y su objetivo es “promover el uso del aceite de oliva virgen extra en las cocinas públicas, como garantía de salud, deleite gastronómico y apoyo al territorio”.

Miguel Ángel Vicente, director de El Gastrónomo Zaragozano, enumera los beneficios que aporta a la salud el consumo diario de AOVE:

– Protege frente al desarrollo de afecciones cardiovasculares, gracias a su acción antiinflamatoria.

– Previene la aparición de distintos tipos de cáncer, como el de mama o el de colon.

– Retrasa el desarrollo de la aterosclerosis, una enfermedad muy común, y base de la hipertensión y los infartos.

– Previene el desarrollo de diabetes mellitus y ayuda a tratar esta enfermedad.

– Frena la degeneración macular.

– Ayuda a luchar contra el envejecimiento celular.

– Ejerce una influencia positiva en el retraso de las enfermedades neurodegenerativas (como el Alzheimer o el Parkinson).

– Reduce el riesgo de sufrir depresión.

– Contribuye a la disminución del colesterol malo (LDL) y al aumento del bueno (HDL).

– Ayuda a mejorar la digestión estimulando la vesícula biliar.

– Ejerce un papel protector frente a afecciones como la gastritis o las úlceras.

– Y favorece el tránsito intestinal.

Miguel Ángel Vicente dice además que “no menos importante es su valor gastronómico, ya que tenemos unos aceites en nuestro territorio que enriquecen el paladar y no enturbian los sabores”.

22 de junio de 2021

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba