Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 26 de junio de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 26 de junio de 2022

La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Ternasco de Aragón pone a la familia Larraz como ejemplo de compromiso con el territorio, al igual que a cientos de ganaderos adscritos a la citada marca de calidad alimentaria. La familia Larraz desarrolla su actividad en Novés, una pedanía de Jaca de unos treinta habitantes. Está situada en la margen derecha del río Aragón, entre Jaca y Navarra. Los hermanos José Luis y Virginia, quinta generación de la familia Larraz, gestionan un rebaño de más de mil ovejas de raza rasa aragonesa. Son ayudados por su padre, José Luis, que dice: “Mientras pueda ayudar lo seguiré haciendo; el pastoreo se lleva siempre por dentro”.

Ternasco de Aragón apunta de esta familia que “está muy comprometida con su territorio y con el entorno; pastan sus ovejas en los alrededores de Novés, contribuyendo de esta forma a la limpieza de caminos y montes bajos, y en verano en el puerto de Collarada, lugar al que suben junto a otros cuatro ganaderos de la zona”. La familia Larraz está acogida con su rebaño a los programas de mejora de UPRA-Oviaragón para conseguir un estándar racial, profesionalizar la producción e incrementar la prolificidad.

La IGP Ternasco de Aragón incide en que “el proceso de crianza que ampara esta firma se basa en el aprovechamiento de los recursos forrajeros locales mediante el pastoreo, uno de los sistemas alimentarios más sostenibles del planeta, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza; y es que el pastoreo contribuye a mitigar el cambio climático, ya que favorece la incorporación de carbono en el suelo y reduce las emisiones por minimizar el riesgo de incendios”.

11 de enero de 2022

Otras noticias

Más de ciento cincuenta profesionales de la hostelería se han formado en el corte a cuchillo del Jamón de Teruel

La localidad de Híjar (Teruel) ha acogido el cierre de los quince cursos que se han desarrollado desde marzo para formar a más de ciento cincuenta profesionales de la hostelería en el corte a cuchillo del Jamón de Teruel. Son en concreto ciento cincuenta y siete profesionales pertenecientes a ochenta y tres establecimiento turolenses. Isidro Escriche, maestro cortador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Jamón de Teruel, ha querido inculcar a todos los alumnos “la importancia que tiene un buen corte a cuchillo para saborear con toda su intensidad una loncha de Jamón de Teruel; después de muchos meses de curación, no se puede desmerecer un producto de calidad por un mal corte”.

24 de junio de 2022 |
Ir a Arriba