Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 3 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 3 de febrero de 2023

Sigue aumentando el consumo de helado en España

El consumo de helado en España sigue en una tendencia ascendente. El consumo fue de 149 millones de litros de helado entre junio de 2020 y mayo de 2021, un 4 por ciento más que un año antes. El incremento en la facturación es todavía mayor (un 4,8 por ciento); la facturación global fue de 554,6 millones de euros.

Son datos que aporta el Ministerio de Agricultura, en el marco de su Panel de Consumo Alimentario. A tal respecto, el Ministerio hace las siguientes afirmaciones:

Cada español consumió una media de 3,23 litros de helado, en los que gastó 12 euros, un 4,9 por ciento más que el año anterior.

El consumo de helados se caracteriza por una fuerte estacionalización, de forma que más de la mitad de las compras (53,7 por ciento) se concentra en los meses de junio, julio y agosto.

La pandemia de la COVID-19 ha tenido un claro impacto en las ventas de helados, que no son ajenos al incremento del consumo alimentario en el hogar producido en el año 2020.

Así, los meses en los que hubo medidas de confinamiento registraron unos fuertes incrementos de la demanda, del 25 por ciento en abril y del 33 por ciento en mayo, aunque el mayor se produjo en noviembre (un 36 por ciento) cuando se decretaron nuevas restricciones a los movimientos por una nueva ola del virus.

Por el contrario, este mismo motivo ocasionó en 2020 un importante descenso en el consumo de helados en establecimientos fuera del hogar (descenso de casi el 41 por ciento).

La frecuencia de consumo per cápita de helados fuera del hogar ha pasado de siete veces en el año 2019 a cinco veces en 2020, mientras que el volumen consumido ha descendido de 1,1 a 0,6 litros.

En cuanto a la distribución territorial, las comunidades autónomas del sur y sobre todo las islas registran un mayor consumo de helados.

Baleares es, con mucho, la comunidad con mayor demanda (5 litros por habitante al año, casi dos litros por encima de la media nacional); le sigue Canarias (con 3,9 litros de consumo per cápita).

Por el contrario, Castilla y León es la comunidad donde menos helados se toman (2,3 litros por persona), junto a Cantabria (2,4) y País Vasco (2,5).

En términos globales, Andalucía es donde más volumen de helado se consume, el 19,6 por ciento del total nacional, claramente por encima de su peso poblacional en el conjunto de España (17,5 por ciento).

En las otras dos comunidades más pobladas ocurre lo contrario, es decir, el consumo de helados es inferior a su peso poblacional. Así, en Cataluña, que concentra el 16,2 por ciento de la población nacional, se consume el 15,3 por ciento de helados, mientras que en Madrid estos datos son del 14,1 y 12,9 por ciento, respectivamente”.

19 de agosto de 2021

Otras noticias

Un estudio confirma que las raíces de los olivos facilitan que estos árboles enfermen de verticilosis

Ya se intuía que las raíces de los olivos segregaban unas sustancias denominadas exudados, las cuales favorecían la infección por el hongo Verticillium dahliae, que provoca la verticilosis, enfermedad que supone la marchitez y muerte del olivo. Un estudio realizado por la Universidad de Córdoba ha confirmado este hecho. Se ha desarrollado por primera vez un método eficaz de análisis in vitro en el que se ha probado cómo los exudados de las raíces de olivo inducen la germinación de los microesclerocios del hongo y, por tanto, están implicados en la infección y el desarrollo de la verticilosis.

Además de demostrar dicho efecto, el equipo investigador, formado por Ana López, Antonio Rafael Sánchez, Antonio Trapero y Carlos Agustí, también ha estudiado cómo influye la variedad de olivo (genotipo) en el efecto de los exudados sobre Verticillium dahliae: “Los de la variedad más resistente (frantoio) no inducían significativamente la germinación de microesclerocios del hongo, mientras que los de las variedades más susceptibles (picual) sí lo hacían; la variedad arbequina es de susceptibilidad intermedia”.

Y se ha analizado cómo los agentes de control biológico que se aplican a las diferentes variedades de olivo pueden alterar la función de los exudados: “Se ha visto que en la variedad frantoio los exudados de plantas tratadas tampoco inducen ni reducen significativamente la germinación de las estructuras de resistencias del patógeno, mientras que los exudados de plantas tratadas de picual o arbequina reducen significativamente la viabilidad de estas estructuras; de esta forma, los resultados sugieren que los agentes de biocontrol pueden modular el efecto de los exudados, disminuyendo la capacidad infectiva del patógeno en variedades susceptibles”.

2 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba