Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 27 de octubre de 2021

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 27 de octubre de 2021

El Consejo de Gobierno de Aragón ha autorizado la continuación de la tramitación y la elaboración de los informes jurídicos preceptivos para que el proyecto de Ley de Protección y Modernización de la Agricultura Familiar y del Patrimonio Agrario llegue a la Cortes de Aragón en los próximos meses para su debate político.

La orden del consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, de 2 de diciembre de 2019 acordó proceder a la elaboración del anteproyecto de Ley de Protección y Modernización de la Agricultura Familiar y del Patrimonio Agrario de Aragón.

El primer documento elaborado fue sometido a consulta pública entre abril y junio de 2020, y recibió aportaciones por parte de diversos agentes del sector.

A partir de éstas, el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha elaborado un texto articulado que configura el anteproyecto presentado al Consejo de Gobierno para su toma de conocimiento.

El Gobierno de Aragón hace las reflexiones siguientes en referencia a la agricultura familiar:

La agricultura familiar ha venido siendo el modelo sobre el que se ha basado la producción primaria de alimentos en Aragón y que, consecuentemente, ha resultado determinante en la configuración de nuestro medio rural, incluyendo el paisaje y sus condiciones ambientales.

Sin embargo, el proceso de globalización de los mercados agrarios y la necesidad de elevadas inversiones (para alcanzar los desafíos tecnológicos y de digitalización que se están produciendo en el sector para asegurar su sostenibilidad tanto ambiental como económica) están situando a este tipo de explotaciones en una posición de desventaja competitiva respecto de otros modelos de agricultura corporativa cada vez más extendidos.

Como consecuencia, se está produciendo una regresión del peso de este tipo de explotaciones familiares en las cifras macroeconómicas del sector.

De hecho, la fracción de Renta Agraria imputable al modelo de agricultura familiar se sitúa en estos momentos en apenas el 20 por ciento del total en Aragón.

La inexistencia de un sistema de identificación y de criterios de caracterización del modelo de agricultura familiar impide hacer un seguimiento de la misma y, sobre todo, lograr un apoyo público más eficaz y específico.

Lo cual pone en riesgo de pervivencia el modelo familiar agrario en sí mismo y también aquellos bienes públicos que de él se derivan, como el mantenimiento de población en el territorio, el paisaje y la cultura rurales.

El anteproyecto de Ley aborda esta cuestión, estableciendo los criterios de definición del modelo de agricultura familiar, así como la prioridad de los agricultores y ganaderos que lo conforman en las diferentes líneas de apoyo público a la producción agraria que implemente la administración autonómica.

Por otra parte, plantea una modernización de las diferentes políticas públicas en el ámbito de inversiones en infraestructuras agrarias.

Para ello, plantea una nueva regulación en cuanto a planificación, financiación y gestión del agua en actuaciones en el ámbito del regadío, de modo que, partiendo del liderazgo de las propias comunidades de regantes, se asegure la sostenibilidad tanto en el plano económico como en el ambiental, permitiendo que esta política siga siendo una herramienta útil en la fijación de la población en el medio rural.

También establece una nueva regulación en materia de reordenación de la propiedad.

Y modifica la estrategia de gestión del Patrimonio Agrario, preservando la propiedad pública del mismo a modo de banco de tierras, y establece procedimientos ágiles que le hagan contribuir de manera eficaz a la incorporación de jóvenes al sector y al incremento de la renta agraria, fomentando la creación y consolidación de explotaciones vinculadas al modelo de agricultura familiar social y económicamente viables”.

11 de noviembre de 2020

Otras noticias

Nace Culturfungi, para combinar producción de setas y gestión forestal

Se ha presentado en San Martín de la Virgen del Moncayo, en la comarca zaragozana de Tarazona y el Moncayo, el proyecto de cooperación Culturfungi, que lleva por título “Cultivo sostenible tecnológico de hongos sobre sustratos micoselvícolas y desarrollo de modelos de valorización con impacto social”. El objetivo es “promover el cultivo sostenible y ecológico de setas y hongos en Aragón sobre sustratos micoselvícolas disponibles, tanto en espacios naturales forestales como en invernadero”.

El proyecto tiene una duración de cuatro años (hasta 2024) y su presupuesto es de 150.000 euros. Se van a llevar a cabo actividades en el Parque Micológico de Albarracín, en el Moncayo, y en la Peña Oroel. Con su puesta en marcha se contribuirá a “mejorar la gestión de las explotaciones forestales desde un punto de vista ambiental y económico, promoviendo un modelo de gestión forestal multifuncional, que integre el recurso micológico y se oriente a la producción de setas y a la conservación de la diversidad micológica y de sus funciones ecológicas”.

También se trabajará para “mejorar el aprovechamiento de los recursos forestales de Aragón y la abundancia y diversidad de sistemas productores de hongos silvestres de interés socioeconómico, nutricional y medicinal”; y se promoverá la “producción ecológica de hongos con valor añadido y sus productos transformados en Aragón, y su comercialización”.

Además, “se ofrecerá a la cadena de producción agroalimentaria una nueva fuente de proteína saludable, cuya producción generará un bajo impacto ambiental”. Con el proyecto se pretende “desarrollar modelos de desarrollo rural sostenibles, con impacto social y medioambiental”, y ofrecerá “una alternativa de producción en los entornos rurales que permita tanto mejorar las rentas agrarias de los agricultores como ofrecer alternativas de emprendimiento que fijen población”.

En Culturfungi se va a “innovar en el cultivo de hongos en granja en Aragón, a través de la incorporación de nuevas especies de hongo con valor añadido, y en el desarrollo y consolidación de una estrategia regional de gestión del recurso micológico”. El proyecto también va a facilitar la inserción laboral de colectivos con dificultades especiales.

El proyecto está coordinado por el Centro Especial de Empleo Gardeniers de ATADES, y financiado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y el Gobierno de Aragón. El grupo de cooperación está formado por ocho miembros, de los cuales tres son beneficiarios: el Centro Especial de Empleo Gardeniers de ATADES, QILEX Consultora Forestal y la Sociedad Cooperativa Agraria San Atilano. El proyecto cuenta con dos centros de investigación: Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y Universidad de Zaragoza (UNIZAR). Y hay tres entidades asociadas: Grupo ASOMO, Ayuntamiento de Tarazona y Ayuntamiento de Jaca. Además, apoyan el proyecto la Fundación Solidaridad Carrefour y el Ayuntamiento de San Martín de Vera del Moncayo.

26 de octubre de 2021 |
Ir a Arriba