Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

martes, 28 de junio de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

martes, 28 de junio de 2022

Rebeca y Nicolás, dos sobrarbenses que volvieron a su tierra en un proyecto vital y profesional, explican qué es Moliniás, una finca rural resultado de sumar terrenos y viviendas que fueron abandonados décadas atrás. Son tres núcleos que quedaron deshabitados en los años sesenta del siglo XX. La actual propiedad compró la finca en el año 2000 y la empezó a rehabilitar para turismo rural. Rebeca y Nicolás se incorporaron al proyecto en 2019, gestionando ahora las seis casas rurales y la explotación general de la finca. Moliniás es descrita como “una finca de doscientas diez hectáreas de naturaleza en la que, además de alojarte, puedes disfrutar de una red propia de senderos, paseos entre viñedos que crecen a novecientos metros de altitud, cuevas y preciosos atardeceres”.

Begoña y Nicolás están trabajando en un proyecto de elaboración de vino, en lo que será una bodega de vino ecológico de montaña. Están plantando viñedos con variedades locales. El proyecto comenzó en 2020 con una hectárea, ampliando desde entonces la superficie de viñedo. La primera vendimia oficial tendrá lugar este año y la construcción de la bodega se producirá en 2023.

Se han acogido a las ayudas Leader por un proyecto de astroturismo dentro de la propia finca. En 2021 recibieron la certificación de la Fundación Starlight “por tener un cielo limpio y con baja contaminación lumínica”. Rebeca y Nicolás indican que “los clientes nos decían que salían a ver el cielo a las tres de la madrugada porque en Moliniás es un espectáculo”. La ayuda Leader ha sido de algo más de cinco mil euros para una inversión de diecisiete mil.

23 de mayo de 2022

Otras noticias

Un robot móvil recolectará y aprovechará la fruta caída al suelo

Es el proyecto que se denomina FOODCOLLECT, en el que trabaja el centro tecnológico AINIA, de Valencia. Esta iniciativa tecnológica pretende “reducir el desperdicio alimentario y mejorar el rendimiento e inversión de los cultivos”. El citado centro indica que “casi treinta millones de toneladas de fruta son desperdiciadas anualmente en la producción primaria en Europa”. Está desarrollando “una plataforma robótica móvil capaz de recolectar fruta del suelo para aprovecharla, reduciendo así el desperdicio alimentario y mejorando el rendimiento e inversión de los cultivos agrícolas, y apostando por la sostenibilidad”. El proyecto FOODCOLLECT se concreta en la creación de un robot recolector que incorpora tres principales innovaciones: navegación autónoma, gracias a una plataforma robótica móvil; un brazo para la recolección; y un sistema avanzado de visión para la detección y localización de la fruta. Este proyecto de investigación se dirige en un inicio a la recogida de naranjas y caquis caídos del árbol. De cara al futuro se pretende que esta tecnología se extienda a cualquier fruta susceptible de ser recolectada del suelo agrícola.

28 de junio de 2022 |
Ir a Arriba