Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 29 de junio de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 29 de junio de 2022

El IRTA de Cataluña estudia la siembra de flores silvestre entre los cultivos como método natural plaguicida. Está probando la efectividad de la manzanilla, caléndula, acelgas y rúcula para atraer polinizadores e insectos depredadores de plagas. El objetivo que se persigue es “convertir los espacios agrícolas en albergues de biodiversidad para atraer insectos beneficiosos para los cultivos y favorecer el control biológico de las plagas; es una estrategia que ayudaría a racionalizar el uso de los fitosanitarios y facilitaría una gestión sostenible de las plagas”. El IRTA de Cataluña añade que “con el control biológico se quiere reducir el uso de pesticidas, que pueden tener efectos negativos en la salud humana, perjudicar la biodiversidad y contaminar los recursos naturales”. Son reflexiones que realiza la entidad citada en el marco del Día Mundial de la Biodiversidad, que se conmemoraba este domingo, 22 de mayo.

23 de mayo de 2022

Otras noticias

Un robot móvil recolectará y aprovechará la fruta caída al suelo

Es el proyecto que se denomina FOODCOLLECT, en el que trabaja el centro tecnológico AINIA, de Valencia. Esta iniciativa tecnológica pretende “reducir el desperdicio alimentario y mejorar el rendimiento e inversión de los cultivos”. El citado centro indica que “casi treinta millones de toneladas de fruta son desperdiciadas anualmente en la producción primaria en Europa”. Está desarrollando “una plataforma robótica móvil capaz de recolectar fruta del suelo para aprovecharla, reduciendo así el desperdicio alimentario y mejorando el rendimiento e inversión de los cultivos agrícolas, y apostando por la sostenibilidad”. El proyecto FOODCOLLECT se concreta en la creación de un robot recolector que incorpora tres principales innovaciones: navegación autónoma, gracias a una plataforma robótica móvil; un brazo para la recolección; y un sistema avanzado de visión para la detección y localización de la fruta. Este proyecto de investigación se dirige en un inicio a la recogida de naranjas y caquis caídos del árbol. De cara al futuro se pretende que esta tecnología se extienda a cualquier fruta susceptible de ser recolectada del suelo agrícola.

28 de junio de 2022 |
Ir a Arriba