Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 7 de diciembre de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 7 de diciembre de 2022

Los viñedos históricos, en riesgo de desaparición

José Ignacio Gracia es el secretario del Consejo Regulador de la Denominación de Origen (DOP) Campo de Borja. Da detalles del grupo de cooperación denominado “Garnachas históricas. Grupo de cooperación para la conservación de garnachas históricas de la DOP de Borja”. La diversificación de variedades en los viñedos españoles y aragoneses, y el uso de otra tipología de viñas para favorecer la mecanización de la vendimia han propiciado que los viñedos históricos sufran el riesgo de caer en su desaparición. José Ignacio Gracia expone la motivación y el trabajo que se desarrolla en el citado grupo de cooperación, el cual ha recibido una ayuda de ciento veinte mil euros en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Aragón:

Es una iniciativa que hemos planteado desde el Consejo Regulador que recoge la problemática que existe tanto en nuestra zona como en todo Aragón y gran parte de España. Es algo que ocurre en una gran parte de los viñedos, sobre todo en la variedad garnacha, donde una de las cosas que más se valora desde el punto de vista cualitativo es la edad del viñedo, porque produce uvas de la máxima calidad con las que se elaboran los vinos más reconocidos.

Lo que sucede es que por múltiples factores estas garnachas poco a poco van desapareciendo. Primero fue por un impulso de cambio varietal en la década de los años 60, 70, 80 y 90, cuando en Aragón casi sólo se cultivaba garnacha y por tener otras opciones empezaron a introducirse nuevas variedades. Además, cuando se alcanzaron los años 2000 llegó la vendimia mecanizada y se empezó a sustituir y arrancar el viñedo más antiguo para replantar viñedos con sistema de formación en espaldera y más fáciles de trabajar. Las dificultades de laboreo, el tener que hacer todo de forma manual, la complejidad de encontrar trabajadores para las vendimias y muchos más factores hacen que esas características de viñedos históricos sean muy escasas y en algunos sitios tengan el riesgo de desaparecer.

Están las tres bodegas que territorialmente más superficie ocupan en la DOP: Bodegas Aragonesas, que aglutina a las cooperativas de Fuendejalón y Magallón; Bodegas Borsao, con las cooperativas de Pozuelo, Tabuenca y Borja; y Bodegas Ainzón. Con todas ellas teníamos más del noventa y cinco por ciento de la superficie. Este grupo operativo va en todo momento de la mano de la ciencia y de los expertos en el mundo del análisis sensorial; tenemos la suerte en Aragón de contar con el Laboratorio de Análisis del Aroma y Enología en la Facultad de Químicas de la Universidad de Zaragoza.

Lo que queremos es, por un lado, describir científicamente las características organolépticas que nos proporcionan esos viñedos históricos de garnacha, poder certificar verdaderamente con un método científico la edad y, por último, emprender una serie de acciones para sensibilizar a los viticultores y al conjunto de las bodegas de conservar este patrimonio vitícola que es tan importante para Aragón, el Campo de Borja y el mundo entero”.

18 de julio de 2022

Otras noticias

Graus acoge su mercado de la trufa durante doce sábados de diciembre, enero, febrero y marzo

Graus (Huesca) acogía el sábado 3 de diciembre el primer mercado de la trufa en fresco y al detalle. Es la primera cita de un total de doce que se celebran en esta localidad ribagorzana. El mercado de la trufa abre sus puertas también los sábados 10 y 17 de diciembre; 14, 21 y 28 de enero; todos los sábados de febrero; y el 4 y 11 de marzo. El horario es de 19:00 a 22:00 horas. Es una iniciativa organizada por la Asociación de Cultivadores y Recolectores de Aragón.

En el mercado de la trufa del 3 de diciembre estuvo Miguel Gracia, presidente de la Diputación de Huesca. Dijo que “esta actividad es hoy en día la principal fuente de ingresos de decenas de familias; ha permitido mantener las puertas de las casas abiertas, las cuales corrían el peligro de sumarse a esas tantas que han ido cerrando en zona rural”.

Fueron palabras referidas a la comarca de la Ribagorza, que es la que tiene más hectáreas de cultivo de trufa negra en la provincia de Huesca; es, además, uno de los territorios con mayores problemas demográficos del Alto Aragón, teniendo en el cultivo de la Tuber melanosporum un pequeño revulsivo.

La provincia de Huesca cuenta en la actualidad con cerca de cuatrocientos truficultores, que trabajan casi mil setecientas hectáreas distribuidas en setecientas setenta y siete plantaciones. En la Rigaborza se encuentra prácticamente la mitad de las explotaciones, territorio seguido del de la Hoya de Huesca, con ciento veinticinco plantaciones.

5 de diciembre de 2022 |
Ir a Arriba