Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 27 de noviembre de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 27 de noviembre de 2022

Los problemas logísticos internacionales siguen lastrando a las exportaciones españolas de alfalfa

La Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada (AEFA) hace balance de las exportaciones del mes de septiembre de 2020, en el que de nuevo se produjo un retroceso en el volumen de ventas internacionales respecto al mismo mes de 2019. Ocurrió lo mismo que había pasado en agosto.

En septiembre las exportaciones españolas de alfalfa se situaron en 113.000 toneladas (con un descenso del 11,3 por ciento). En agosto el descenso se cifró en un 8 por ciento.

AEFA indica que “estos datos no hacen más que constatar las dificultades que está teniendo nuestro sector para comercializar sus productos en el mercado internacional”.

Argumenta que “nuestras exportaciones se están viendo lastradas, especialmente a Asia, debido a los problemas logísticos derivados de la COVID-19: Dificultad para encontrar espacio en barcos, subidas de precios de los fletes, servicio intermitente, blank sailings,…”.

Y añade: “Además, la fortaleza del euro frente al dólar hace aún más complicado que los forrajes españoles puedan competir, especialmente con el producto norteamericano”.

En relación a los principales destinos de los forrajes deshidratados españoles, un mes más Emiratos Árabes Unidos se sitúa en primer lugar con 45.702 toneladas, seguido de Arabia Saudí con 37.285 toneladas, y China con algo menos de 10.000 toneladas.

AEFA indica además que “en lo referente a la venta por formatos, como viene siendo tónica habitual esta campaña, el peso de los pellets sigue aumentando; el 34 por ciento exportado en el mes de septiembre se comercializó en formato granulado, debido al aumento de las ventas en Arabia Saudí”.

30 de noviembre de 2020

Otras noticias

Lasca Negra, de Zaragoza, cumple cinco años y muestra más de un centenar de referencias de trufa negra

María Jesús Blanco es la propietaria de Lasca Negra, establecimiento que se presenta como el único de Zaragoza especializado en trufa negra. Dice que “buscar la excelencia y la transparencia, y no utilizar aromas artificiales en los productos de cercanía elaborados con trufa negra fueron los objetivos cuando, hace cinco años, decidí emprender este negocio”. Señala: “Para mí es fundamental que el consumidor tenga toda la transparencia e información posible del producto que va a comprar, y le ayudamos a tener un consumo más responsable”.

La propietaria de Lasca Negra explica que “en este establecimiento fomentamos los alimentos de ámbito local y nos encanta descubrir, a todo el que decide entrar en nuestra casa, los maravillosos productos que tenemos en Aragón, sobre todo la trufa negra, y también en León; yo soy leonesa y en Lasca Negra no pueden faltar los productos de mi tierra”.

María Jesús Blanco recuerda que “Lasca Negra surgió de la necesidad de dar a conocer la trufa negra en un territorio del que es el mayor productor mundial: Aragón”. Añade que “la mayoría de la Tuber melanosporum o trufa negra de invierno de aquí se exporta a Francia y Reino Unido, donde aquellos que la compran la aprecian y la conocen más que en nuestra propia tierra”.

Concluye que “muchas veces, cuando te regalan una trufa, no sabes qué hacer con ella ni cómo utilizarla, cocinarla o conservarla; por eso, intentamos educar al consumidor, y siempre le aconsejamos que, antes de comprar algo con trufa, lea bien la etiqueta porque muchas veces contienen aromas artificiales o trufas que no son Tuber melanosporum”.

25 de noviembre de 2022 |
Ir a Arriba