Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

jueves, 2 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

jueves, 2 de febrero de 2023

Los planes de emergencia de las presas de Mediano, El Grado y Mediano han completado su implantación

La puesta en marcha de los planes de emergencia de las presas de Mediano, El Grado y Barasona (las tres en la provincia de Huesca) se ha formalizado con una presentación en la Casa de la Cultura de Monzón. Allí se ha dado a conocer su funcionamiento a administraciones, organizaciones y servicios de emergencias del territorio. De forma previa, técnicos y representantes institucionales han conocido in situ el protocolo de seguridad en el embalse de El Grado.

Estos planes de emergencia son fruto de un trabajo que se inició con la aprobación de los planes de cada una de las presas: Mediano en 2011, El Grado en 2013 y Barasona en 2015. Las dos primeras forman parte del sistema de Riegos del Alto Aragón y la tercera pertenece al sistema del Canal de Aragón y Cataluña. En 2018 se constituyó el comité de implantación. Desde entonces se han ejecutado las obras y se ha diseñado el procedimiento para la puesta en marcha de los planes.

La subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar, y la directora general de Interior y Protección Civil del Gobierno de Aragón, Carmen Sánchez, han sido las encargadas de abrir el acto de presentación, destacando la importancia de la colaboración entre administraciones en el ámbito de la protección civil.

Silvia Salazar ha recordado que, “aunque el riesgo es mínimo por ser infraestructuras seguras y sometidas a constante control, la anticipación es imprescindible para minimizar los daños en caso de un funcionamiento irregular de las presas; la implantación de los planes de emergencia en el sistema de presas de Mediano-El Grado y Barasona nos permite profundizar en la seguridad aguas abajo de estas obras, con un sistema de avisos y de coordinación perfectamente resuelto”.

3 de febrero de 2022

Otras noticias

El capital asegurado por el seguro agrario en 2022 marca máximo histórico por octavo año consecutivo

El seguro agrario en España batió varios mejores resultados de contratación durante el año 2022, según las cifras que registró Agroseguro hasta el pasado 31 de diciembre. Esta entidad cita el capital asegurado, el recibo de prima o los animales asegurados. Presenta el siguiente informe como balance del pasado año:

El capital asegurado por el seguro agrario en 2022 marca un nuevo máximo histórico (por octavo año consecutivo) y crece un cuatro por ciento, hasta los 16.286 millones de euros. Esto supone que el valor de la producción agrícola y ganadera protegida por el seguro agrario se ha incrementado en más de 614 millones de euros durante el último año.

Este aumento se produce en buena parte de las producciones agrícolas de mayor peso, como son los cultivos herbáceos, los frutales o la uva de vino, así como en el conjunto de los seguros pecuarios, con especial empuje de las líneas que ofrecen cobertura de los accidentes y las enfermedades del ganado. Crecen también la uva de mesa, los frutos secos, y el fresón y frutos rojos.

Otras producciones, también relevantes, como los cítricos o el conjunto de las hortalizas, se mantienen en torno a las cifras de 2021.

La difícil realidad climática del pasado año, marcada por graves heladas, tormentas y un intenso periodo de altas temperaturas, golpes de calor y escasez pluviométrica, explica el descenso del 2,1 por ciento en la superficie asegurada (hasta los 6,2 millones de hectáreas) y de la producción asegurada, que se ha situado en 38,1 millones de toneladas, un 6,7 por ciento menos que el año anterior.

En cambio, durante el pasado año se han asegurado 416,5 millones de animales en el conjunto de los seguros pecuarios, un 26,8 por ciento más que en 2021.

Al igual que el pasado año, las primas también crecen en cifras similares al porcentaje de capital asegurado, hasta situarse en 858,7 millones, la cifra más alta en la historia del seguro agrario. 475 millones han sido abonados por los agricultores y ganaderos, y el resto corresponde al importe de las subvenciones que conceden ENESA y las comunidades autónomas, que se descuenta en el momento de la contratación”.

1 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba