Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 3 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 3 de febrero de 2023

Los enólogos de la DOP Calatayud dicen que la añada 2019 es muy buena, con vinos expresivos y aromáticos

El panel de cata de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Calatayud, integrado por seis enólogos, se han reunido para calificar los vinos de guarda de la campaña 2019. Dicen que es una añada muy buena, con vinos expresivos y aromáticos. Ya avanzan que la añada de 2020 será excelente.

Respecto a las condiciones climatológicas de 2019, el panel de cata de la DOP Calatayud señala que, “pese a algunos episodios de granizo, la uva entró muy bien en bodega, aunque un poco más corta en volumen que la anterior”.

Los enólogos recuerdan que “la cosecha de 2019 se caracterizó por tener un invierno frío y una primavera lluviosa y fría, que supuso un retraso en el ciclo normal, aunque con un cuajado de la fruta óptimo, sobre todo en la variedad Garnacha Tinta (mayoritaria en la zona)”.

Añaden que “estas condiciones originaron una añada marcada por una fruta de tonalidades cereza intensa, balsámica, con una acidez equilibrada y con aromas que nos recuerdan a hierba seca y monte bajo”.

La DOP Calatayud indica igualmente que “los tintos de Garnacha tienen una identidad propia muy vinculada al territorio y a las condiciones climáticas de la zona; no presentan mucha concentración, haciéndolos muy accesibles a distintos paladares”.

Esta entidad también realiza un primer avance de la añada de 2020, en función de cómo evolucionó el proceso vegetativo y de cómo se han comportado los primeros vinos jóvenes. El panel de cata dice que, “si la evolución continúa en la misma línea, los vinos de 2020 podrían calificarse como excelentes, aunque  todavía es pronto para hacer una valoración”.

8 de abril de 2021

Otras noticias

Un estudio confirma que las raíces de los olivos facilitan que estos árboles enfermen de verticilosis

Ya se intuía que las raíces de los olivos segregaban unas sustancias denominadas exudados, las cuales favorecían la infección por el hongo Verticillium dahliae, que provoca la verticilosis, enfermedad que supone la marchitez y muerte del olivo. Un estudio realizado por la Universidad de Córdoba ha confirmado este hecho. Se ha desarrollado por primera vez un método eficaz de análisis in vitro en el que se ha probado cómo los exudados de las raíces de olivo inducen la germinación de los microesclerocios del hongo y, por tanto, están implicados en la infección y el desarrollo de la verticilosis.

Además de demostrar dicho efecto, el equipo investigador, formado por Ana López, Antonio Rafael Sánchez, Antonio Trapero y Carlos Agustí, también ha estudiado cómo influye la variedad de olivo (genotipo) en el efecto de los exudados sobre Verticillium dahliae: “Los de la variedad más resistente (frantoio) no inducían significativamente la germinación de microesclerocios del hongo, mientras que los de las variedades más susceptibles (picual) sí lo hacían; la variedad arbequina es de susceptibilidad intermedia”.

Y se ha analizado cómo los agentes de control biológico que se aplican a las diferentes variedades de olivo pueden alterar la función de los exudados: “Se ha visto que en la variedad frantoio los exudados de plantas tratadas tampoco inducen ni reducen significativamente la germinación de las estructuras de resistencias del patógeno, mientras que los exudados de plantas tratadas de picual o arbequina reducen significativamente la viabilidad de estas estructuras; de esta forma, los resultados sugieren que los agentes de biocontrol pueden modular el efecto de los exudados, disminuyendo la capacidad infectiva del patógeno en variedades susceptibles”.

2 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba