Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 29 de junio de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 29 de junio de 2022

Agustín Herrero, director de Cooperativas Agro-alimentarias de España, es el encargado en este colectivo de hacer balance del año 2020. También mira hacia el futuro. Ha elaborado un artículo de opinión que dice así:

Llegamos al final del año 2020 que esperamos que pronto se convierta en un mal recuerdo. Nadie imaginaba hace un año que durante estos doce meses íbamos a vivir de una manera completamente diferente a nuestros hábitos a causa de una pandemia impensable en el siglo XXI y a nivel global, también en el primer mundo.

Nos hemos ido acostumbrando a que las desgracias que azotan a la humanidad suceden lejos de nuestras fronteras y que no eran cosas que pudieran pasarnos a nosotros también.

Pero sucedió. La COVID nos atacó a nosotros tanto como a los demás, generando una crisis sanitaria que ha puesto en cuestión nuestro “envidiable” sistema sanitario, nos ha obligado a cambiar nuestra forma de vida, ha ocasionado una tremenda crisis económica que todavía no somos capaces de medir en sus justos términos y una crisis social de consecuencias también difíciles de calcular.

Desde el punto de vista estrictamente sectorial, el agroalimentario ha estado a la altura de las circunstancias, con las cooperativas y sus socios a la cabeza, manteniendo la actividad a pesar de las dificultades y asegurando el abastecimiento de alimentos a la sociedad. Ciertamente podemos sentirnos orgullosos de nuestras cooperativas y de nuestro sector.

El sector ha resultado menos afectado que otros de la economía, pero no todo ha sido bonito. El cambio obligado de comportamientos, las restricciones de desplazamientos, la cancelación de eventos, la ausencia de turismo y el cierre prácticamente total del canal HORECA han hecho mella en importantes subsectores.

El sector vitivinícola ha resultado afectado por una considerable disminución del consumo mundial, provocando una importante crisis; el sector de la carne de vacuno, el ibérico, las flores y plantas vivas han sufrido y siguen sufriendo importantes consecuencias.

A estos hay que añadir el sector del aceite de oliva, que sigue recuperándose lentamente de la superproducción de 2018 y del efecto de los aranceles aplicados por la administración norteamericana por el caso Airbus.

Importantes sectores en definitiva que dejarán huella en las macrocifras sectoriales, y lo que es peor en las rentas de los productores.

Para tratar de apoyar una rápida recuperación económica el Consejo Europeo aprobó en julio un paquete económico denominado Next Generation UE con la astronómica cifra de 750.000 millones de euros, de los cuales 140.000 millones de euros estarían destinados a España para promover la adaptación a los retos de sostenibilidad y digitalización de la economía.

En estos momentos todavía no sabemos a ciencia cierta cómo se van a gestionar estos fondos, pero las noticias no se orientan precisamente hacia las PYMEs, muy mayoritarias en nuestro sector y en la economía española en general. Veremos.

También este año, contra viento y marea, la Comisión Europea ha ido publicando sus estrategias De la Granja a la Mesa y Biodiversidad, en las que se anuncian los objetivos del sector para cumplir con el Pacto Verde. Los retos que se plantean van a suponer un cambio en el modelo de producción que requerirá importantes inversiones y tiempo para asimilar los cambios.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España hemos diseñado un proyecto que pretende extender la digitalización a cooperativas y socios para lograr la sostenibilidad sin menoscabo de la competitividad y la rentabilidad de las explotaciones.

Estamos convencidos de que, para no dejar a nadie atrás, es necesario acercar las herramientas digitales a los usuarios, en su idioma y generando confianza. Eso es lo que podemos hacer las cooperativas y nadie más. Es un gran reto para nosotros que esperamos sea apoyado desde lo público para bien del conjunto del sector.

Confiamos en que 2021, con la llegada de las vacunas, nos permita ir recuperando la actividad, solucionando los problemas y avanzando en la definición del Plan Estratégico de la futura PAC en España, mejorando la rentabilidad de las explotaciones, de forma que el sector pueda afrontar los retos de sostenibilidad”.

30 de diciembre de 2020

Otras noticias

España espera que su plan estratégico de aplicación de la nueva PAC esté aprobado de manera definitiva en septiembre

El secretario general de Agricultura y Alimentación (del Ministerio), Fernando Miranda, se ha reunido con representantes de las comunidades autónomas, Cooperativas Agro-alimentarias y organizaciones profesionales agrarias (Asaja, COAG y UPA) para informarles sobre los últimos ajustes introducidos por el Gobierno de España, tras las bilaterales con la Comisión Europea, en el plan estratégico para la aplicación de la Política Agraria Común (PAC) 2023-2027. Esos ajustes pretenden dar respuesta a las observaciones remitidas por la Comisión el 30 de marzo. La intención de España es que el plan estratégico esté finalizado y enviado a la Comisión Europea a partir de la segunda quincena de julio, para que pueda ser revisado y aprobado de manera definitiva en septiembre. Las principales modificaciones introducidas son las siguientes:

– “Ya que la Comisión Europea no ha considerado la inclusión del girasol y la colza en el plan proteico, la propuesta española es destinar los cuarenta y cinco millones previstos para estos cultivos a incrementar la ayuda básica a la renta de las regiones donde se producen”.

– “Las ayudas asociadas al olivar con dificultades específicas van a contar con un presupuesto de casi 27,6 millones de euros, para una superficie potencial de 856.412 hectáreas”.

– “Respecto a la propuesta española para verificar si las comunidades de bienes y otras entidades en régimen de atribución de rentas pueden ser consideradas como agricultor activo, si un comunero está dado de alta en la seguridad social agraria o cumple el criterio de que el veinticinco por ciento de sus ingresos individuales procedan de la agricultura, la comunidad de bienes será un agricultor activo”.

28 de junio de 2022 |
Ir a Arriba