Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 27 de octubre de 2021

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 27 de octubre de 2021

Acaba de ser identificada la variante génica Grivette en las razas ovinas Ojinegra, Cartera y Maellana, razas autóctonas de Teruel. La citada variante génica está asociada al incremento de la prolificidad (número de corderos nacidos por parto). Había sido descrita previamente en las razas españolas Rasa Aragonesa y Ovella Galega, y en otras razas extranjeras.

El trabajo ha sido realizado por un equipo formado por integrantes del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), Fundación Agencia Aragonesa para la Investigación y Desarrollo (ARAID), e Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria (INIA).

Ha sido en colaboración con la Asociación de Ganaderos de raza Ojinegra (AGROJI), Asociación de Ganaderos de Raza Maellana (ARAMA), Asociación de Ganaderos de Ovino de Raza Cartera (ANGORCA) y UPRA-Grupo Pastores.

Este descubrimiento se ha realizado dentro del proyecto TerGenOvi, que está vinculado al Centro de Innovación en Bioeconomía Rural (CIBR) de Teruel y al Fondo de Inversiones de Teruel.

Desde el Gobierno de Aragón se explica este trabajo de investigación en los términos siguientes:

El proyecto TerGenOvi tiene como objetivo establecer actuaciones en el ámbito de la mejora genética ovina para mejorar la eficiencia productiva de las explotaciones de razas ovinas autóctonas de Teruel y así mejorar su sostenibilidad económica, ambiental y social.

Para este fin, se ha llevado a cabo la asignación de paternidad y de variantes génicas asociadas a caracteres productivos, como la prolificidad, mediante un panel de marcadores genéticos de tipo SNP (polimorfismos de una base), incorporando esta información a los diferentes esquemas de selección.

Por otra parte, es destacable que dos de las razas se consideran en peligro de extinción (Cartera y Maellana), dotando a éstas de una nueva herramienta innovadora que pueden utilizar en sus explotaciones con el objetivo de aumentar la eficiencia de sus producciones.

En este sentido, esta variante génica puede utilizarse para seleccionar como reproductores animales portadores de la misma, o bien eliminarla de la explotación, según las necesidades de la misma.

Esta variante génica se ha encontrado en una frecuencia alrededor del 1 por ciento de los animales estudiados en las tres razas (Ojinegra, Cartera y Maellana).

La importancia del sector del ovino va más allá del ámbito económico, y abarca también importantes aspectos sociales y ambientales. La capacidad de aprovechamiento de recursos pastables de zonas marginales contribuyen al asentamiento de la población rural, evitando el despoblamiento de las zonas más desfavorecidas.

En concreto, en Aragón crea la oportunidad de ser una alternativa laboral en zonas rurales difíciles, utilizando razas autóctonas que suponen un patrimonio genético y cultural único, y que están mejor adaptadas al territorio donde se explotan.

Además, la ganadería provee de unos servicios ecosistémicos únicos como son el mantenimiento del paisaje agrario, prevención de incendios forestales, conservación de la biodiversidad,…”.

9 de marzo de 2021

Otras noticias

Nace Culturfungi, para combinar producción de setas y gestión forestal

Se ha presentado en San Martín de la Virgen del Moncayo, en la comarca zaragozana de Tarazona y el Moncayo, el proyecto de cooperación Culturfungi, que lleva por título “Cultivo sostenible tecnológico de hongos sobre sustratos micoselvícolas y desarrollo de modelos de valorización con impacto social”. El objetivo es “promover el cultivo sostenible y ecológico de setas y hongos en Aragón sobre sustratos micoselvícolas disponibles, tanto en espacios naturales forestales como en invernadero”.

El proyecto tiene una duración de cuatro años (hasta 2024) y su presupuesto es de 150.000 euros. Se van a llevar a cabo actividades en el Parque Micológico de Albarracín, en el Moncayo, y en la Peña Oroel. Con su puesta en marcha se contribuirá a “mejorar la gestión de las explotaciones forestales desde un punto de vista ambiental y económico, promoviendo un modelo de gestión forestal multifuncional, que integre el recurso micológico y se oriente a la producción de setas y a la conservación de la diversidad micológica y de sus funciones ecológicas”.

También se trabajará para “mejorar el aprovechamiento de los recursos forestales de Aragón y la abundancia y diversidad de sistemas productores de hongos silvestres de interés socioeconómico, nutricional y medicinal”; y se promoverá la “producción ecológica de hongos con valor añadido y sus productos transformados en Aragón, y su comercialización”.

Además, “se ofrecerá a la cadena de producción agroalimentaria una nueva fuente de proteína saludable, cuya producción generará un bajo impacto ambiental”. Con el proyecto se pretende “desarrollar modelos de desarrollo rural sostenibles, con impacto social y medioambiental”, y ofrecerá “una alternativa de producción en los entornos rurales que permita tanto mejorar las rentas agrarias de los agricultores como ofrecer alternativas de emprendimiento que fijen población”.

En Culturfungi se va a “innovar en el cultivo de hongos en granja en Aragón, a través de la incorporación de nuevas especies de hongo con valor añadido, y en el desarrollo y consolidación de una estrategia regional de gestión del recurso micológico”. El proyecto también va a facilitar la inserción laboral de colectivos con dificultades especiales.

El proyecto está coordinado por el Centro Especial de Empleo Gardeniers de ATADES, y financiado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y el Gobierno de Aragón. El grupo de cooperación está formado por ocho miembros, de los cuales tres son beneficiarios: el Centro Especial de Empleo Gardeniers de ATADES, QILEX Consultora Forestal y la Sociedad Cooperativa Agraria San Atilano. El proyecto cuenta con dos centros de investigación: Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y Universidad de Zaragoza (UNIZAR). Y hay tres entidades asociadas: Grupo ASOMO, Ayuntamiento de Tarazona y Ayuntamiento de Jaca. Además, apoyan el proyecto la Fundación Solidaridad Carrefour y el Ayuntamiento de San Martín de Vera del Moncayo.

26 de octubre de 2021 |
Ir a Arriba