Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

jueves, 28 de octubre de 2021

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

jueves, 28 de octubre de 2021

Es lo que afirma la Asociación Aragonesa de Agricultura de Conservación (AGRACON), que ha presentado el ensayo que ha realizado en Monegrillo (Zaragoza) en las Jornadas Virtuales de Transferencia en Cereal de Invierno 2020, organizadas por la Red Arax (Red Aragonesa de Cultivos Extensivos y Leguminosas).

El técnico de AGRACON, Carlos Molina, ha apuntado detalles sobre la importancia de la agricultura de conservación para suelos salinos de los secanos áridos de Los Monegros.

Se ha realizado una comparativa entre el laboreo tradicional y la siembra directa, usando ambas técnicas en parcelas con graves problemas de salinidad, que es uno de los factores limitantes desde el punto de vista agronómico.

Carlos Molina señala que “la mejor estructura y nivel de materia orgánica en el suelo, y la mayor cobertura (de la agricultura de conservación) provocan una mayor infiltración de agua, que lava las sales en la parte interior del suelo”.

Añade que “en la parte superficial del suelo se ha reducido la conductividad eléctrica a la mitad (en la parcela en la que se ha practicado la siembra directa)”.

2 de junio de 2020

Otras noticias

Almozara Editorial y DPZ presentan el libro “Tesoros gastronómicos de la provincia de Zaragoza, en la mesa”

La Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) ha sido el escenario de presentación de libro “Tesoros gastronómicos de la provincia de Zaragoza, en la mesa”, coeditado por la Diputación y Almozara Editorial. Se divide en diez capítulos protagonizados por otros tantos productos o sectores agroalimentarios de la provincia: el queso y otros derivados lácteos; el vino; el aceite de oliva virgen extra; jamón, embutidos y otras conservas cárnicas; miel y mermeladas; chocolate, frutas de Aragón y otros dulces especiales; espárragos y otras conservas vegetales; cerveza y vermut; pasta; y pan y repostería tradicional.

Cristina Arguilé, autora de los textos, señala que en este libro “hemos querido reflejar la riqueza de la despensa zaragozana, a través de la descripción de los productos elaborados que, por su singularidad, tradición, importancia económica o calidad diferenciada, y en muchos casos por todos estos motivos, mejor representan la agroalimentación zaragozana”.

Explica que, “con los quesos, vinos, aceites de oliva, conservas vegetales, embutidos… como hilos conductores, el lector emprenderá un viaje que llega a todos los territorios de la provincia y recorre la diversidad de sus paisajes (reflejando la huella que la transformación de alimentos del campo y de la granja ha dejado en nuestra historia, cultura e idiosincrasia), hasta el lugar donde estos productos alcanzan su máxima expresión, los restaurantes del mundo rural”.

Cristina Arguilé añade que esta obra “es un homenaje a los hombres y mujeres que trabajan en el medio rural, porque fueron, son y serán personas esenciales, ya que satisfacen la más elemental de las necesidades humanas, la de la nutrición, y ofrecen auténticos placeres gastronómicos que hacen nuestra vida mucho más llevadera; y, además de alimentar nuestros cuerpos y espíritus, nutren nuestros pueblos, un mundo rural que sólo se mantiene si se habita, se vive y se trabaja”.

27 de octubre de 2021 |
Ir a Arriba