Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

La inteligencia artificial ayudará a marcar el precio del porcino en la Lonja de Binéfar

Eso es lo que anuncia el Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A-Universidad de Zaragoza). Investigadores de éste están desarrollando un sistema basado en la inteligencia artificial y las redes neuronales para ayudar a marcar el precio del porcino en la Lonja Agropecuaria de Binéfar (cuando no haya acuerdo entre los operadores).

Se trata del proyecto “Integración de técnicas de inteligencia artificial para el establecimiento del precio de referencia de la carne de porcino”. Cuenta con el soporte económico del Gobierno de Aragón y de la Unión Europea, a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

En la carta de presentación de este proyecto se indica lo siguiente:

La Lonja de Binéfar es ya un referente del vacuno en España, cuya propuesta de precio es la más utilizada a nivel nacional a la hora de establecer contratos.

En un paso más, la Lonja ha comenzado a trabajar para constituirse en una ayuda a la Lonja de Lérida en el establecimiento de precios orientativos de mercado; la de Lérida es el referente nacional en el mercado del porcino.

Binéfar es una localidad oscense en la que la ganadería supone uno de sus mayores activos industriales.

En un radio de 30 kilómetros alrededor de la misma se concentran 100.000 terneros, numerosas granjas de cría y engorde de cerdos, dos de los mataderos de mayor volumen de trabajo de la Península Ibérica, fábricas de piensos, comerciales ganaderas y sociedades de servicios sanitarios.

En este contexto, Lonja de Binéfar quiere dar un paso más aplicando innovación e ingeniería a un sistema tradicional de fijación de precios.

Por ejemplo, en otras lonjas, cuando no hay acuerdo entre los agentes a la hora de fijar el precio de referencia, es el alcalde el que tiene la última palabra sobre el mismo.

Con el proyecto que desarrollan investigadores del grupo de Sistemas de Información Avanzados (IAAA) del I3A, serán técnicas de inteligencia artificial y redes neuronales las que lo determinen, aportando así transparencia al establecimiento de precios.

El sistema que están creando parte de la identificación y caracterización de las variables que pueden ser relevantes desde el punto de vista de una propuesta automática de precios.

Además, el grupo de investigación IAAA está llevando a cabo el diseño e implementación de un algoritmo de inteligencia artificial que permita efectuar una propuesta de precios de referencia atendiendo a las variables previamente identificadas.

Por último, se desarrollará un prototipo de sistema de gestión en la nube que posibilite la captura de los valores que hay que asignar a las variables referenciadas, así como la integración del algoritmo de cálculo previo”.

F. Javier Zarazaga-Soria, responsable del proyecto, señala que “el mayor reto con el que nos encontramos es el de ser capaces de considerar variables que se escapan de los ciclos habituales de producción”.

Apunta que “escenarios anómalos, como la reciente entrada de la peste porcina en Alemania, son prácticamente imposibles de modelizar, ya que la reacción de los agentes involucrados muchas veces no responde a lógicas comprensibles (miedos, intuiciones,…)”.

Añade que “es por ello por lo que estamos introduciendo su propia evaluación continua del mercado como un elemento novedoso frente a otras aproximaciones existentes”.

Concluye que “tenemos que dotar a la Lonja de una herramienta de recogida de datos que incorpore las evoluciones de otros mercados, así como cuáles son las previsiones de operación de productores y consumidores, y con qué precio de referencia se encontrarían cómodos”.

3 de noviembre de 2020

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba