Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

sábado, 4 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

sábado, 4 de febrero de 2023

La IGP Ternasco de Aragón incide en el bajo porcentaje de colesterol de la carne de cordero

La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Ternasco de Aragón ha publicado un documento en el que hace mención al bajo porcentaje de colesterol que tiene la carne de cordero. Dice que los valores son similares a los que presenta un muslo de pollo. La IGP Ternasco de Aragón insiste en “lo importante que es llevar una dieta sana y equilibrada” y apunta que “la carne de cordero puede ayudar a cumplir los objetivos de alimentación de cualquier persona, al tratarse de una carne muy nutritiva”.

Ternasco de Aragón ha creado un “decálogo de la carne rosa”, y en él se habla del bajo porcentaje de colesterol que hay en la carne de cordero. Indica que “el colesterol es una sustancia esencial en el cuerpo humano pero que debe estar controlada, porque un exceso de la misma puede conllevar riesgos coronarios y cardiacos”.

La IGP Ternasco de Aragón explica que, “tras estudiar rigurosamente los efectos del consumo del Ternasco de Aragón en la salud humana, se ha llegado a la conclusión de que ciertas partes como la pierna o la paletilla pueden considerarse cardiosaludables, ya que su consumo en una dieta variada y equilibrada no modifica la cantidad de colesterol en el organismo ni perjudica ningún otro aspecto de la salud como la tensión arterial y la glucosa”.

21 de diciembre de 2022

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba