Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 20 de mayo de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 20 de mayo de 2022

Investigadores del CITA de Aragón y de la Universidad de Zaragoza han analizado la evolución de la ganadería en el Pirineo desde 1990 hasta 2018. Las conclusiones de este estudio hablan de reducción en el número de explotaciones ganaderas, problemas de relevo generacional, y cambio de orientación productiva (pasando de vacuno de leche a vacuno de carne).

El trabajo se ha realizado en tres áreas geográficas concretas: Los valles de Broto, Benasque y Baliera-Barrabés.

Desde el CITA se apunta que “en los últimos 30 años ha cambiado la orientación productiva (de producción de leche a producción de carne), se ha incrementado la duración del pastoreo, el tamaño del rebaño y la concentración de animales por superficie agraria, pero se ha reducido la mano de obra dedicada a la ganadería y se han abandonado las zonas de pastos más marginales”.

Respecto a cada valle se hace el siguiente análisis:

– Valle de Benasque: “La demanda de mano de obra debido al desarrollo turístico produjo una gran competencia por la mano de obra con la ganadería”.

– Valle de Broto: “La limitada disponibilidad de área agrícola ha generado un incremento del número de animales por superficie mucho mayor que en los otros valles”.

– Valle de Baliera-Barrabés: “La falta de alternativas económicas (como el turismo) ha favorecido que las explotaciones ganaderas sean de mayor tamaño y se dediquen más al cebo de animales”.

Y se concluye que “un 40 por ciento de las explotaciones, independientemente del valle en el que se ubican, mostró escasa adaptación a los cambios acaecidos durante el periodo estudiado, lo cual es motivo de preocupación para el futuro de muchas explotaciones”.

16 de noviembre de 2020

Otras noticias

Ya se han iniciado los nacimientos de larvas de carpocapsa en frutales de pepita de Aragón

El Centro de Sanidad y Certificación Vegetal de Aragón publica un aviso fitosanitario relativo al inicio del nacimiento de larvas de carpocapsa (Cydia pomonella), que ya se ha producido en este territorio. Indica que “en las parcelas en las que se cultivan manzanos, perales, membrilleros o nogales deben realizarse aplicaciones con insecticidas larvicidas; estos tratamientos deberán renovarse en el plazo máximo de doce o catorce días, o antes si se produjesen lluvias de cierta entidad que pudieran lavar el producto aplicado”. El citado centro añade que “esta información general debe ser precisada en cada situación concreta por el técnico de ATRIA o asesor en gestión integrada de plagas; su criterio debe prevalecer siempre que se lleve a cabo un monitoreo de la plaga y un seguimiento de las condiciones meteorológicas que determinan la evolución de la misma”.

19 de mayo de 2022 |
Ir a Arriba