Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

La evolución tecnológica en el campo es vertiginosa y, en cambio, la adaptación humana es muy lenta

El segundo bloque temático del VII Foro Nacional de Desarrollo Rural ha abordado este jueves 27 de febrero la formación para los profesionales del sector agroalimentario. José Antonio Domínguez, gerente comercial de Negocio Agroalimentario de Ibercaja, ha sido el encargado de presentar la mesa redonda.

Ha apuntado que se entra en una nueva época marcada por cambios continuos y muy rápidos. Ante este escenario dice que hay que preguntarse qué papel quieren jugar los agricultores y ganaderos en la cadena de valor, apareciendo en este punto el término alianza de integración vertical, es decir, el régimen cooperativo.

José Antonio Domínguez reconoce que el problema está en que la evolución tecnológica es vertiginosa pero, en cambio, la adaptación humana es muy lenta. Dice que la clave del agro va a estar en la observación y en la capacidad de adaptación (y para ello es fundamental la formación).

En este bloque temático se ha presentado la realidad de Aragón y Cataluña, además de la del sector porcino, y la que se vive en Chile.

Marta Rivas es la directora del Centro Público Integrado de Formación Profesional de Movera (Zaragoza). Dice que es preocupante ver que el 70 por ciento de los agricultores no tiene capacitación técnica, siendo que además tienen que enfrentarse al nivel de tecnificación actual.

Aragón tiene tres centros de formación profesional relacionados con el agro y lo forestal. Son: Montearagón (Huesca), Movera (Zaragoza) y el de Teruel.

Jaume Sió, en representación del Gobierno de Cataluña, ha realizado una reflexión general relativa a que hay que invertir en las personas, porque en una empresa lo más importante es la persona que la lleva.

Ha añadido que la realidad de Cataluña es que la mayor parte de los futuros empresarios agrarios sólo tienen la Enseñanza Secundaria Obligatoria; a ello se suma que las explotaciones se dimensionan para ser viables pero no encuentran personal cualificado.

Alba García ha expuesto la experiencia del Cluster Nacional de Ganado Porcino (I+Porc). Su mensaje ha sido claro, en el sentido de que hay que profesionalizarse al máximo, y que eso se consigue con la transferencia de conocimiento.

Ha expuesto que en este Cluster se apuesta por la Formación Profesional dual, adecuando las enseñanzas a la realidad de las empresas.

En Castilla y León se ha creado un título de técnico de producción agropecuaria especializado en el sector porcino. Se quiere aplicar en otros territorios, como Aragón (habrá una reunión en marzo sobre este tema).

Cecilia Gutiérrez, de la Universidad Tecnológica de Chile, ha explicado cómo se aborda la formación agraria de los jóvenes en ese país. Es una formación que se basa en el estudio de problemas, proyectos,…; y con perfiles de profesorado adecuados a las necesidades de cada territorio local.

27 de febrero de 2020

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba