Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 27 de octubre de 2021

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 27 de octubre de 2021

La transformación digital del agro puede hacerlo más productivo y al mismo tiempo más eficiente. Pero para que se dé esa transformación digital debe producirse una democratización de la tecnología, es decir, que todo el mundo pueda tener acceso a Internet. De ello se ha hablado en un webinar organizado por el foro DATAGRI.

Se ha abordado el papel que pueden jugar las cooperativas agrarias en el reto de la transformación digital del agro.

Juan Sagarna, director del departamento de Sostenibilidad, Calidad e Innovación de Cooperativas Agro-alimentarias de España, ha analizado la situación actual de la transformación digital.

Ha señalado que, “tal y como demuestran las encuestas realizadas en diversos eventos como DATAGRI 2019 y el I Congreso de Jóvenes Cooperativistas, las cooperativas pueden jugar un rol muy importante en la transformación digital”.

Juan Sagarna incide en que en el ámbito cooperativo “buscamos entornos seguros para que se puedan intercambiar datos, y comparar entre productores para mejorar el rendimiento”.

Durante su intervención ha explicado algunos ejemplos interesantes realizados por cooperativas españolas como Anecoop, Dcoop, EA Group o Martín Códax.

Diego Calderón, subdirector de la cooperativa UNICA Group, ha expuesto el proyecto 30×5, en el que colabora Hispatec y con el que pretenden aumentar la producción un 30 por ciento en cinco años.

Los datos que obtienen de sus parcelas los analizan y, además, mantienen una colaboración constante con el agricultor, que dispone en tiempo real de toda la información.

Diego Calderón destaca que “innovar no es sólo utilizar la tecnología, sino que es hacer las cosas de forma diferente, y que la clave es saber cómo ayuda exactamente la tecnología y analizar su eficiencia con el resultado final”.

Para conocer el papel que deberán jugar las cooperativas en la transformación digital, se ha celebrado una mesa redonda en la que han participado jóvenes socios de cooperativas, algunos con experiencia en distintos puestos de responsabilidad en las mismas.

Marcos Garcés, de la cooperativa Cereales Teruel, señala que “las cooperativas tienen que ser la clave para dinamizar las explotaciones de los socios”, y que “tanto la formación como las nuevas tecnologías les ayudarán a ser más sostenibles y a generar un valor añadido a sus productos”.

Una de las conclusiones de la mesa redonda es que “la digitalización no se podrá lograr sin buenas conexiones y acceso a Internet en las zonas rurales para poder desarrollar su trabajo, por lo que es necesaria la implicación de las administraciones”.

Al hilo de ello, Rocío Wojski, subdirectora de Digitalización e Innovación del Ministerio de Agricultura, ha anunciado que están trabajando con la Dirección de Telecomunicaciones del Ministerio de Economía para la puesta en marcha de un plan que permita cubrir las necesidades de conexión.

Señala además que la transformación digital debe ser rentable y que hay que trabajar en la apertura de datos y en la capacitación de los agricultores.

20 de julio de 2020

Otras noticias

Nace Culturfungi, para combinar producción de setas y gestión forestal

Se ha presentado en San Martín de la Virgen del Moncayo, en la comarca zaragozana de Tarazona y el Moncayo, el proyecto de cooperación Culturfungi, que lleva por título “Cultivo sostenible tecnológico de hongos sobre sustratos micoselvícolas y desarrollo de modelos de valorización con impacto social”. El objetivo es “promover el cultivo sostenible y ecológico de setas y hongos en Aragón sobre sustratos micoselvícolas disponibles, tanto en espacios naturales forestales como en invernadero”.

El proyecto tiene una duración de cuatro años (hasta 2024) y su presupuesto es de 150.000 euros. Se van a llevar a cabo actividades en el Parque Micológico de Albarracín, en el Moncayo, y en la Peña Oroel. Con su puesta en marcha se contribuirá a “mejorar la gestión de las explotaciones forestales desde un punto de vista ambiental y económico, promoviendo un modelo de gestión forestal multifuncional, que integre el recurso micológico y se oriente a la producción de setas y a la conservación de la diversidad micológica y de sus funciones ecológicas”.

También se trabajará para “mejorar el aprovechamiento de los recursos forestales de Aragón y la abundancia y diversidad de sistemas productores de hongos silvestres de interés socioeconómico, nutricional y medicinal”; y se promoverá la “producción ecológica de hongos con valor añadido y sus productos transformados en Aragón, y su comercialización”.

Además, “se ofrecerá a la cadena de producción agroalimentaria una nueva fuente de proteína saludable, cuya producción generará un bajo impacto ambiental”. Con el proyecto se pretende “desarrollar modelos de desarrollo rural sostenibles, con impacto social y medioambiental”, y ofrecerá “una alternativa de producción en los entornos rurales que permita tanto mejorar las rentas agrarias de los agricultores como ofrecer alternativas de emprendimiento que fijen población”.

En Culturfungi se va a “innovar en el cultivo de hongos en granja en Aragón, a través de la incorporación de nuevas especies de hongo con valor añadido, y en el desarrollo y consolidación de una estrategia regional de gestión del recurso micológico”. El proyecto también va a facilitar la inserción laboral de colectivos con dificultades especiales.

El proyecto está coordinado por el Centro Especial de Empleo Gardeniers de ATADES, y financiado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y el Gobierno de Aragón. El grupo de cooperación está formado por ocho miembros, de los cuales tres son beneficiarios: el Centro Especial de Empleo Gardeniers de ATADES, QILEX Consultora Forestal y la Sociedad Cooperativa Agraria San Atilano. El proyecto cuenta con dos centros de investigación: Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y Universidad de Zaragoza (UNIZAR). Y hay tres entidades asociadas: Grupo ASOMO, Ayuntamiento de Tarazona y Ayuntamiento de Jaca. Además, apoyan el proyecto la Fundación Solidaridad Carrefour y el Ayuntamiento de San Martín de Vera del Moncayo.

26 de octubre de 2021 |
Ir a Arriba