Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 27 de octubre de 2021

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 27 de octubre de 2021

Se cierra el ciclo de los cereales de invierno en Aragón. La Red Fitosanitaria de este territorio ha elaborado un informe sobre la situación de la cebada y el trigo en el momento presente. Ya ha comenzado la cosecha de la cebada en las zonas más cálidas de Aragón. Las lluvias de comienzos de junio han favorecido el llenado del trigo, que estaba en fase de grano lechoso.

Es el momento de hacer balance de las afecciones que ha habido en Aragón en materia de plagas y enfermedades. El análisis que realiza la Red Fitosanitaria de Aragón sobre los cereales de invierno es el siguiente:

En el caso de la cebada el año agrícola 2020-2021 ha venido marcado por la gran  cantidad  de  Helminthosporium  desde  el inicio del  ciclo  de  los  cereales; además, ha  sido  de  forma  generalizada  en  todo  el  territorio aragonés. Las incidencias de afección han llegado hasta el 60 por ciento de las plantas en algunas parcelas de la Red.

Además de  Helminthosporium,  en  cebada también se  ha  tenido  incidencia  de Rincosporium  en  algunas  zonas  de  la  Red,  pero  en  parcelas  puntuales  y  con  baja incidencia.

En el  caso  del trigo,  Septoria  es  la  incidencia  más  destacada  en  todo Aragón, con incidencias que han llegado al 40 por ciento en algunas zonas, tanto en variedades de trigo duro como blando.

Durante la primavera, que en general ha sido seca, se han detectado parcelas con incidencia de Roya Amarilla, concretamente en la zona de la Ribera Alta del Ebro y en zonas concretas de Teruel;  se  puede  considerar  baja  la  incidencia  de  Roya Amarilla en esta campaña agrícola”.

9 de junio de 2021

Otras noticias

Nace Culturfungi, para combinar producción de setas y gestión forestal

Se ha presentado en San Martín de la Virgen del Moncayo, en la comarca zaragozana de Tarazona y el Moncayo, el proyecto de cooperación Culturfungi, que lleva por título “Cultivo sostenible tecnológico de hongos sobre sustratos micoselvícolas y desarrollo de modelos de valorización con impacto social”. El objetivo es “promover el cultivo sostenible y ecológico de setas y hongos en Aragón sobre sustratos micoselvícolas disponibles, tanto en espacios naturales forestales como en invernadero”.

El proyecto tiene una duración de cuatro años (hasta 2024) y su presupuesto es de 150.000 euros. Se van a llevar a cabo actividades en el Parque Micológico de Albarracín, en el Moncayo, y en la Peña Oroel. Con su puesta en marcha se contribuirá a “mejorar la gestión de las explotaciones forestales desde un punto de vista ambiental y económico, promoviendo un modelo de gestión forestal multifuncional, que integre el recurso micológico y se oriente a la producción de setas y a la conservación de la diversidad micológica y de sus funciones ecológicas”.

También se trabajará para “mejorar el aprovechamiento de los recursos forestales de Aragón y la abundancia y diversidad de sistemas productores de hongos silvestres de interés socioeconómico, nutricional y medicinal”; y se promoverá la “producción ecológica de hongos con valor añadido y sus productos transformados en Aragón, y su comercialización”.

Además, “se ofrecerá a la cadena de producción agroalimentaria una nueva fuente de proteína saludable, cuya producción generará un bajo impacto ambiental”. Con el proyecto se pretende “desarrollar modelos de desarrollo rural sostenibles, con impacto social y medioambiental”, y ofrecerá “una alternativa de producción en los entornos rurales que permita tanto mejorar las rentas agrarias de los agricultores como ofrecer alternativas de emprendimiento que fijen población”.

En Culturfungi se va a “innovar en el cultivo de hongos en granja en Aragón, a través de la incorporación de nuevas especies de hongo con valor añadido, y en el desarrollo y consolidación de una estrategia regional de gestión del recurso micológico”. El proyecto también va a facilitar la inserción laboral de colectivos con dificultades especiales.

El proyecto está coordinado por el Centro Especial de Empleo Gardeniers de ATADES, y financiado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y el Gobierno de Aragón. El grupo de cooperación está formado por ocho miembros, de los cuales tres son beneficiarios: el Centro Especial de Empleo Gardeniers de ATADES, QILEX Consultora Forestal y la Sociedad Cooperativa Agraria San Atilano. El proyecto cuenta con dos centros de investigación: Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y Universidad de Zaragoza (UNIZAR). Y hay tres entidades asociadas: Grupo ASOMO, Ayuntamiento de Tarazona y Ayuntamiento de Jaca. Además, apoyan el proyecto la Fundación Solidaridad Carrefour y el Ayuntamiento de San Martín de Vera del Moncayo.

26 de octubre de 2021 |
Ir a Arriba