Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 3 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 3 de febrero de 2023

La agricultura se presenta como una de las mejores herramientas de lucha contra el cambio climático

Es la idea que defiende el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) de Cataluña, que estudia el potencial de cultivos mediterráneos, como el viñedo, el arroz y el olivo, para fijar el carbono de la atmósfera en el suelo y en las estructuras leñosas. Indica que algunas prácticas agrarias (como incorporar los restos de poda a los cultivos) permitirían secuestrar el carbono suficiente como para compensar el incremento anual de emisiones de CO2. Y añade: “Cuanto más carbono haya en los suelos más fértiles serán, algo que contribuirá a garantizar la seguridad alimentaria de una población que en 2050 se estima que será de diez mil millones de personas”.

El IRTA explica que “la agricultura, como el resto de actividades económicas, genera emisiones de gases de efecto invernadero, aunque el volumen de emisiones de este sector se sitúa por detrás del energético, el transporte y la industria; al mismo tiempo, es una víctima del cambio climático, porque sufre las consecuencias de fenómenos meteorológicos como sequías, inundaciones o heladas, que cada vez serán más extremos y frecuentes”. Y concluye: “Lo que a menudo no se explica es que la agricultura puede desempeñar un papel crucial para mitigar el calentamiento planetario gracias a la capacidad del suelo y de los cultivos de fijar y absorber carbono”.

 

4 de noviembre de 2021

Otras noticias

Un estudio confirma que las raíces de los olivos facilitan que estos árboles enfermen de verticilosis

Ya se intuía que las raíces de los olivos segregaban unas sustancias denominadas exudados, las cuales favorecían la infección por el hongo Verticillium dahliae, que provoca la verticilosis, enfermedad que supone la marchitez y muerte del olivo. Un estudio realizado por la Universidad de Córdoba ha confirmado este hecho. Se ha desarrollado por primera vez un método eficaz de análisis in vitro en el que se ha probado cómo los exudados de las raíces de olivo inducen la germinación de los microesclerocios del hongo y, por tanto, están implicados en la infección y el desarrollo de la verticilosis.

Además de demostrar dicho efecto, el equipo investigador, formado por Ana López, Antonio Rafael Sánchez, Antonio Trapero y Carlos Agustí, también ha estudiado cómo influye la variedad de olivo (genotipo) en el efecto de los exudados sobre Verticillium dahliae: “Los de la variedad más resistente (frantoio) no inducían significativamente la germinación de microesclerocios del hongo, mientras que los de las variedades más susceptibles (picual) sí lo hacían; la variedad arbequina es de susceptibilidad intermedia”.

Y se ha analizado cómo los agentes de control biológico que se aplican a las diferentes variedades de olivo pueden alterar la función de los exudados: “Se ha visto que en la variedad frantoio los exudados de plantas tratadas tampoco inducen ni reducen significativamente la germinación de las estructuras de resistencias del patógeno, mientras que los exudados de plantas tratadas de picual o arbequina reducen significativamente la viabilidad de estas estructuras; de esta forma, los resultados sugieren que los agentes de biocontrol pueden modular el efecto de los exudados, disminuyendo la capacidad infectiva del patógeno en variedades susceptibles”.

2 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba