Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 16 de mayo de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 16 de mayo de 2022

La plataforma de ensayos de Lupiñén (Huesca) ha sido protagonista de las Jornadas de Transferencia de Cereales de Invierno, organizadas por la Red Arax. Miguel Gutiérrez, del Centro de Transferencia Agroalimentaria de Aragón, ha expuesto las diferencias entre la cebada híbrida y la tradicional.

La diferencia más destacada es que la híbrida presenta una mejor productividad y sanidad vegetal que la tradicional.

Los ensayos en Lupiñén se realizan con la participación de la Red Arax, Cooperativa San Ginés, Red GENVCE y Centro de Transferencia Agroalimentaria de Aragón, además de empresas privadas del sector.

Esta plataforma de ensayos ocupa una superficie de 3,5 hectáreas, con 1.000 parcelas de ensayo, de las cuales 600 están dedicadas a la cebada. Se sitúa a unos 450 metros de altitud.

Se utilizan 220 semillas por metro cuadrado en la siembra de la cebada híbrida, mientras que se usan 350 semillas para la siembra de la cebada tradicional.

Miguel Gutiérrez ha destacado la fortaleza del tallo de las cebadas híbridas, así como que son cultivos muy sanos (sin haber hecho tratamiento alguno).

Respecto al encamado (dada la altura que adquiere la cebada híbrida), señala que no debe tener problemas en este sentido, aunque llueva mucho, gracias a la resistencia y flexibilidad del tallo.

Ha reconocido que sí puede haber algún problema de encamado a la salida del invierno, cuando el cultivo alcanza hasta un metro de altura.

Más información, en el video de la Red Arax siguiente:

24 de mayo de 2021

Otras noticias

El modelo circular, clave para el futuro de la ganadería

Es una de las conclusiones del encuentro internacional sobre producción animal que se ha celebrado los días 12 y 13 de mayo en el PortAventura Convention Centre de Vila-seca (Tarragona), bajo la organización del IRTA de Cataluña. Han participado una treintena de ponentes vinculados con la nutrición, sanidad, bienestar animal y gestión circular de las deyecciones ganaderas; y cerca de doscientos asistentes españoles, turcos, franceses y británicos.

Martin Scholten, de la Universidad de Wageningen, ha hecho hincapié en los recursos naturales que necesitamos para producir los alimentos y en la necesidad de que el sistema sea circular: “La ganadería, los cultivos de cereales y la agricultura están conectados; incluso la producción y el consumo están conectados; es por eso por lo que debemos asegurarnos de que no derrochamos nada y todo lo reutilizamos, porque se trata de recursos renovables para producir los alimentos para la población mundial, y debemos ser conscientes de que sólo tenemos un planeta”.

Ralph Rosenbaum, jefe del programa de sostenibilidad en biosistemas del IRTA de Cataluña, ha enfatizado que “la clave es apostar por un sistema circular”: “Uno de los puntos importantes en los que incidir para que la producción ganadera sea más sostenible son los piensos, cuya composición, origen de los ingredientes, dónde se producen y cómo se producen marcan la diferencia para que la producción sea más o menos sostenible; el otro aspecto clave, aparte de los piensos, es una buena gestión del suelo”.

13 de mayo de 2022 |
Ir a Arriba