Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Javier García Ramos: “Agricultura de precisión, el inicio de la digitalización del campo”

El ingeniero agrónomo y director de la Escuela Politécnica Superior de Huesca, Javier García Ramos, es el autor del artículo “Agricultura de precisión, el inicio de la digitalización del campo”. Allí expone cómo el uso de determinada tecnología en la racionalización de la actividad agrícola puede repercutir positivamente en la competitividad y rentabilidad de una explotación. Afirma que la agricultura de precisión lleva un nivel más avanzado de implantación en explotaciones amplias de cultivos extensivos y en fincas de mayor rentabilidad económica, como viñedos.

Javier García Ramos expone que la agricultura de precisión consiste en la captación de datos en la parcela de cultivo para su posterior análisis, el cual servirá de base para realizar una gestión diferenciada de cada zona de la explotación. Señala, en términos coloquiales, que consiste en pasar del “café para todos” al “dar a cada planta o zona de parcela lo que necesita”.

Sensores, GPS,… sirven para elaborar mapas agronómicos de cada parcela de cultivo, con datos sobre textura y humedad del suelo, contenido de materia orgánica, vigor y rendimiento del cultivo,… Por medio de la maquinaria agrícola adecuada (e incluso con la robótica) se realiza un aporte de insumos personalizado: Semilla, fertilizante, riego, fitosanitarios,…

Javier García Ramos añade que la tecnología necesaria ya existe en el mercado; sin embargo, la puesta en práctica de la agricultura de precisión de forma exitosa no es tan sencilla. El motivo de esta dificultad se encuentra en la enorme variabilidad que hay en una explotación, en materia de suelos, cultivos, disponibilidad de agua, plagas, enfermedades,… Concluye, por ello, que es muy necesario el concurso de conocimientos agronómicos.

13 de octubre de 2021

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba