Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

jueves, 28 de octubre de 2021

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

jueves, 28 de octubre de 2021

Y lo hacen con el Análisis de Ciclo de Vida (ACV) de estos productos, análisis que ya ha finalizado la primera fase y que inicia la segunda. Se trata de un estudio encargado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Jamón y Paleta de Teruel a la firma A y C / OMAWA.

En la primera fase del análisis se ha estado inspeccionando minuciosamente cada una de las cinco instalaciones que participan en la iniciativa, con el objeto de conocer a fondo todo el proceso de transformación y elaboración del producto.

De esa forma se quiere tener una primera aproximación al impacto que deja un Jamón y una Paleta de Teruel sobre el planeta, como consecuencia de la actividad cotidiana para su producción.

Andrés Ferrer, uno de los responsables del estudio, señala que “en Teruel todo el proceso de elaboración del jamón se realiza sin salir de la provincia, lo que implica menor utilización de transporte para el traslado de animales y materias primas, y consecuentemente un menor impacto medioambiental”.

Añade que en la primera fase del estudio se ha podido observar la eficiencia de las empresas productoras, tanto de explotaciones ganaderas como de matadero y secaderos. En estas últimas instalaciones, se han analizado los procesos de curación del Jamón de Teruel (entre secaderos de distintas dimensiones).

Finalizada la primera fase, se inicia la segunda, que consiste en la recogida de datos concretos que van a proporcionar las cinco empresas que participan en el análisis y que integran distintos eslabones de la cadena de producción del jamón de Teruel.

Estas empresas son: Jamones Mata, Jamones Sierra Palomera, Portesa, Sierra de Mora y Valverde Aire Sano.

Los datos solicitados se refieren a todo aquello que entra y sale de sus instalaciones, imprescindible para poder obtener unos cálculos válidos y fiables de la huella de carbono, huella hídrica y huella ambiental que deja un Jamón de Teruel en su proceso de elaboración y así conocer la sostenibilidad de la empresa.

Una vez recabada y procesada esta información, la empresa que elabora el estudio tiene previsto presentar en el mes de junio un primer avance de resultados.

Será en una nueva reunión con todas las partes implicadas y en la que se analizarán todos los datos para afinar y corregir posibles desviaciones.

Será entonces el momento de tener una radiografía real del impacto que tiene la producción del Jamón y la Paleta de Teruel, y poder plantear soluciones de mitigación contra el cambio climático y de reducción de las emisiones que provocan los gases de efecto invernadero.

El estudio final está previsto presentarlo en el mes de septiembre aprovechando la celebración de la Feria del Jamón de Teruel.

22 de abril de 2020

Otras noticias

Almozara Editorial y DPZ presentan el libro “Tesoros gastronómicos de la provincia de Zaragoza, en la mesa”

La Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) ha sido el escenario de presentación de libro “Tesoros gastronómicos de la provincia de Zaragoza, en la mesa”, coeditado por la Diputación y Almozara Editorial. Se divide en diez capítulos protagonizados por otros tantos productos o sectores agroalimentarios de la provincia: el queso y otros derivados lácteos; el vino; el aceite de oliva virgen extra; jamón, embutidos y otras conservas cárnicas; miel y mermeladas; chocolate, frutas de Aragón y otros dulces especiales; espárragos y otras conservas vegetales; cerveza y vermut; pasta; y pan y repostería tradicional.

Cristina Arguilé, autora de los textos, señala que en este libro “hemos querido reflejar la riqueza de la despensa zaragozana, a través de la descripción de los productos elaborados que, por su singularidad, tradición, importancia económica o calidad diferenciada, y en muchos casos por todos estos motivos, mejor representan la agroalimentación zaragozana”.

Explica que, “con los quesos, vinos, aceites de oliva, conservas vegetales, embutidos… como hilos conductores, el lector emprenderá un viaje que llega a todos los territorios de la provincia y recorre la diversidad de sus paisajes (reflejando la huella que la transformación de alimentos del campo y de la granja ha dejado en nuestra historia, cultura e idiosincrasia), hasta el lugar donde estos productos alcanzan su máxima expresión, los restaurantes del mundo rural”.

Cristina Arguilé añade que esta obra “es un homenaje a los hombres y mujeres que trabajan en el medio rural, porque fueron, son y serán personas esenciales, ya que satisfacen la más elemental de las necesidades humanas, la de la nutrición, y ofrecen auténticos placeres gastronómicos que hacen nuestra vida mucho más llevadera; y, además de alimentar nuestros cuerpos y espíritus, nutren nuestros pueblos, un mundo rural que sólo se mantiene si se habita, se vive y se trabaja”.

27 de octubre de 2021 |
Ir a Arriba