Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

sábado, 4 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

sábado, 4 de febrero de 2023

IGP Ternasco de Aragón: “El pastoreo tradicional como forma de vida en la provincia de Teruel”

El blog de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Ternasco de Aragón ha publicado un texto titulado “El pastoreo tradicional como forma de vida en la provincia de Teruel”. Allí se hace referencia al atractivo y, al mismo tiempo, la dificultad de vivir en el medio rural aragonés y en concreto turolense. Y se expone la vinculación histórica del sector ovino con la vida de los pueblos de este territorio; se hace especial mención a la raza ovina ojinegra. El texto es el siguiente:

La provincia de Teruel se caracteriza por su escarpada orografía. Un territorio salpicado de ríos y montes, en el que la altura y el clima acentúan la dureza de sus estaciones. Además, cuenta con una gran dispersión de la población, lo que posiblemente ha dificultado el desarrollo de otras actividades.

Para entender mejor esta situación, de los cinco pueblos más altos de España cuatro están situados en la provincia de Teruel. Todos ellos por encima de los mil quinientos metros sobre el nivel del mar. Y en estas condiciones el desarrollo rural adquiere cierta complejidad. Sobre todo, en algunas épocas del año como el invierno. Un aspecto que, sin embargo, le aporta un atractivo y un carácter único que lo diferencian de cualquier otro lugar.

RAZA OJINEGRA DE TERUEL

En este difícil contexto, las ganaderías de ovino tradicional siempre han sido unos excelentes motores del desarrollo de todo este territorio. Y es que algunas razas autóctonas, como la ojinegra de Teruel, han sido el modo de vida para cientos de familias. Y eso ha sido gracias a una gran capacidad de adaptación a las condiciones adversas de las zonas en las que habitan; zonas de temperaturas muy bajas en invierno y pluviosidad escasa e irregular a lo largo del año, unido en ocasiones a pastos no muy ricos en vegetación.

Quizá sea esa gran capacidad de adaptación de las ovejas de raza ojinegra de Teruel lo que ha determinado su morfología. Y es que, en general, son ovejas de tamaño pequeño o mediano, lo que les permite moverse con soltura en terrenos complejos. Aunque la característica que más destaca a simple vista y que determina su nombre es la pigmentación negra que tiene alrededor de los ojos.

UNA GRAN VINCULACIÓN HISTÓRICA CON EL OVINO

La gran vinculación histórica de los municipios de Teruel (y de Aragón en general) con el ovino se ha materializado en un alto compromiso de sus habitantes con la economía rural aragonesa, con su cultura y su medio de vida, favoreciendo la subsistencia de los pueblos y luchando contra la despoblación, así como preservando el medio natural y la sostenibilidad del territorio.

Unos aspectos importantísimos y totalmente alineados con la idea de perseguir un mundo cada vez más sostenible y buscar acciones concretas para la conservación de los ecosistemas y la protección del planeta. Además de, por supuesto, contribuir con el bienestar animal.

Y es que, gracias a muchos ganaderos y ganaderas de la provincia de Teruel que han mantenido el duro oficio de sus padres cuidando de un rebaño de ovejas de raza ojinegra de Teruel, hoy en día podemos disfrutar de extraordinarios productos como el Ternasco de Aragón”.

16 de diciembre de 2022

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba