Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 17 de enero de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 17 de enero de 2022

El proyecto europeo Diverfarming ha estado trabajando durante tres años en el estudio de los viñedos de la región alemana del Mosel y cómo se puede luchar contra el cambio climático. Las vides han comenzado a compartir suelo con hierbas aromáticas (tomillo y orégano). Se ha observado un incremento en la calidad de los vinos.

Se trata de una zona muy visitada por turistas de Bélgica, Luxemburgo y Países Bajos, que acuden allí en busca de montaña y vino.

Es una región que sufre dos problemas: La falta de relevo generacional y la subida de las temperaturas, provocada por el cambio climático. Hay preocupación en la zona porque se ve en peligro la producción vinícola.

Diverfarming inició en 2018 la diversificación vegetal de un viñedo ecológico de alta pendiente, alta pedregosidad (hasta un 70 por ciento) y problemas de erosión del suelo.

Un equipo de investigadores introdujo hierbas aromáticas (tomillo y orégano) bajo las viñas de la empresa vitivinícola Weingut Dr. Frey, con el objetivo de reducir la erosión del suelo, aumentar su fertilidad y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Como conclusiones se indica que no se han generado efectos negativos en la producción del vino, y que un cambio en las características minerales del suelo puede generar un aumento de la calidad del vino.

El estudio se ha fijado en eventos extremos climáticos, ocurridos desde 2018. En ese año hubo tormentas en las que en una hora se produjo el mismo volumen de lluvia que se suele producir en un mes en la zona. Por el contrario, 2019 y 2020 fueron récord en altas temperaturas y sequía.

12 de febrero de 2021

Otras noticias

Francia y España marcan como prioridad exigir “cláusulas espejo” en las importaciones alimentarias de países terceros

Francia ejerce la presidencia europea durante este primer semestre de 2022. Este lunes, 17 de enero, hay consejo de ministros de Agricultura de la Unión Europea. Allí Francia y España defenderán exigir las denominadas “cláusulas espejo” en las importaciones alimentarias de países terceros, es decir, que lo que importa Europa cumpla con las exigencias ambientales, sanitarias y de bienestar animal de las producciones de los Estados europeos.

En el consejo de ministros de Agricultura de este lunes se va a hablar igualmente de relevo generacional, de reducir emisiones de carbono en la actividad agraria y de mejorar el bienestar animal; de los costes de producción, sobre todo en el ámbito ganadero; de que no haya más concesiones al África meridional en materia de cítricos; y que se presione para acabar con los aranceles estadounidenses a la aceituna negra española.

14 de enero de 2022 |
Ir a Arriba