Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 16 de mayo de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 16 de mayo de 2022

El proyecto europeo Diverfarming ha estado trabajando durante tres años en el estudio de los viñedos de la región alemana del Mosel y cómo se puede luchar contra el cambio climático. Las vides han comenzado a compartir suelo con hierbas aromáticas (tomillo y orégano). Se ha observado un incremento en la calidad de los vinos.

Se trata de una zona muy visitada por turistas de Bélgica, Luxemburgo y Países Bajos, que acuden allí en busca de montaña y vino.

Es una región que sufre dos problemas: La falta de relevo generacional y la subida de las temperaturas, provocada por el cambio climático. Hay preocupación en la zona porque se ve en peligro la producción vinícola.

Diverfarming inició en 2018 la diversificación vegetal de un viñedo ecológico de alta pendiente, alta pedregosidad (hasta un 70 por ciento) y problemas de erosión del suelo.

Un equipo de investigadores introdujo hierbas aromáticas (tomillo y orégano) bajo las viñas de la empresa vitivinícola Weingut Dr. Frey, con el objetivo de reducir la erosión del suelo, aumentar su fertilidad y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Como conclusiones se indica que no se han generado efectos negativos en la producción del vino, y que un cambio en las características minerales del suelo puede generar un aumento de la calidad del vino.

El estudio se ha fijado en eventos extremos climáticos, ocurridos desde 2018. En ese año hubo tormentas en las que en una hora se produjo el mismo volumen de lluvia que se suele producir en un mes en la zona. Por el contrario, 2019 y 2020 fueron récord en altas temperaturas y sequía.

12 de febrero de 2021

Otras noticias

Cabecita Loca obtiene el galardón de mejor vermut (categoría de vinos fortificados) en Londres

Cabecita Loca se ha convertido en el mejor vermut de los International Wine Challenge 2022 (IWC), celebrados en Londres. Esta bebida, elaborada por Cabecita Loca Slow Drinks en la localidad de Barbastro (Huesca), ha obtenido la medalla de oro en la categoría de “vinos fortificados”. Es la segunda vez que consigue este galardón. Si bien en 2019 alcanzó la puntuación de noventa y un puntos, en esta ocasión ha llegado a los noventa y cinco. Víctor Clavería, artesano alimentario de Cabecita Loca, explica que “se ha intentado mejorar el producto apostando por poner en valor la elegancia de las notas amargas en una bebida que comercialmente en España es mucho más dulce”. El vermut Cabecita Loca se elabora de forma artesanal, según el estilo tradicional, sobre una base de vino de garnacha blanca de Aragón. Cuenta con más de 20 extractos, entre los que predomina la Artemisia Absinthium (ajenjo). Está fortificado con alcohol vínico hasta subirlo a los diecisiete grados.

16 de mayo de 2022 |
Ir a Arriba