Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 27 de octubre de 2021

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 27 de octubre de 2021

La Fundación Global Nature celebraba días atrás un webinar en el que participaron más de 100 personas. Versó sobre la relación entre la industria agroalimentaria y la biodiversidad, y abordó el reto de producir alimentos sin menoscabar la capacidad de los ecosistemas de producir otros servicios. Contó con presentaciones de los casos empresariales de Nestlé y Coca Cola.

La citada Fundación indica que este webinar sirvió para “evidenciar la necesidad de las empresas agroalimentarias de integrar los conceptos de capital natural y biodiversidad en su negocio, siguiendo la Jerarquía de Mitigación, es decir, implementando las mejores prácticas posibles para evitar y minimizar sus impactos negativos sobre la biodiversidad”.

PROYECTO SOLÍS RESPONSABLE, DE NESTLÉ

En el seminario se presentó el proyecto Solís Responsable, que Nestlé lleva a cabo en Extremadura con el objetivo de conseguir cultivos más sostenibles ayudando a los agricultores a la aplicación de medidas como la implantación de sensores de humedad, la elaboración de planes de riego o el uso de drones para el mapeo de cultivos.

Desde su puesta en marcha en 2012 se ha conseguido reducir el consumo de agua en un 9 por ciento y el uso de pesticidas en un 10 por ciento. 

Diana Cubillas, del área de sostenibilidad ambiental de Nestlé España, explica que “uno de los resultados de los que estamos más orgullosos es que hemos conseguido extender estas buenas prácticas, logrando que más del 40 por ciento de las hectáreas de tomate cultivado en Extremadura a día de hoy esté inscrito bajo Producción Integrada”.

El último paso ha sido la certificación de su fábrica de Miajadas (Cáceres) y de todo el proceso con el estándar internacional AWS (Alliance for Water Sewardship) para gestionar de manera sostenible el recurso del agua en la zona.

PROYECTO CÍTRICOS SOSTENIBLES, DE COCA COLA

La Fundación Global Nature ha presentado el proyecto Cítricos Sostenibles, de Coca Cola, como otro ejemplo empresarial para fomentar la sostenibilidad a escala de explotación agraria.

Ana Gascón, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia, destaca que “mejoramos la competitividad y sostenibilidad de la producción de cítricos en España mediante el impulso de medidas que permitan la optimización del consumo de agua y fertilizantes”.

El desarrollo de las medidas recogidas en la Guía Fanta de Buenas Prácticas Agrícolas ha supuesto la aplicación de métodos de fertirrigación que han generado un ahorro anual de agua del 11,6 por ciento en las fincas y un incremento del 9 por ciento del calibre de la cosecha, lo cual ha ayudado a garantizar el mantenimiento de dichas prácticas a medio plazo por parte de los agricultores.

Finalmente la Fundación Global Nature expuso ejemplos de su trabajo con agricultores y empresas agroalimentarias como CONSUM, Borges o la Comunidad de Bardenas Reales.

Y señala como claro ejemplo de éxito el proyecto LIFE Food & Bioodiversity y su herramienta Biodiversity Performance Tool (BPT), de evaluación y mejora de la biodiversidad en explotaciones agrícolas, que sienta las bases para la elaboración de Planes de Acción de Biodiversidad a medida para cada finca.

Global Nature trabaja desde hace casi treinta años a escala de explotación y cuenta actualmente con una red de custodia de cerca de 25.000 hectáreas repartidas por todo el territorio, principalmente en Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Extremadura.

24 de abril de 2020

Otras noticias

Nace Culturfungi, para combinar producción de setas y gestión forestal

Se ha presentado en San Martín de la Virgen del Moncayo, en la comarca zaragozana de Tarazona y el Moncayo, el proyecto de cooperación Culturfungi, que lleva por título “Cultivo sostenible tecnológico de hongos sobre sustratos micoselvícolas y desarrollo de modelos de valorización con impacto social”. El objetivo es “promover el cultivo sostenible y ecológico de setas y hongos en Aragón sobre sustratos micoselvícolas disponibles, tanto en espacios naturales forestales como en invernadero”.

El proyecto tiene una duración de cuatro años (hasta 2024) y su presupuesto es de 150.000 euros. Se van a llevar a cabo actividades en el Parque Micológico de Albarracín, en el Moncayo, y en la Peña Oroel. Con su puesta en marcha se contribuirá a “mejorar la gestión de las explotaciones forestales desde un punto de vista ambiental y económico, promoviendo un modelo de gestión forestal multifuncional, que integre el recurso micológico y se oriente a la producción de setas y a la conservación de la diversidad micológica y de sus funciones ecológicas”.

También se trabajará para “mejorar el aprovechamiento de los recursos forestales de Aragón y la abundancia y diversidad de sistemas productores de hongos silvestres de interés socioeconómico, nutricional y medicinal”; y se promoverá la “producción ecológica de hongos con valor añadido y sus productos transformados en Aragón, y su comercialización”.

Además, “se ofrecerá a la cadena de producción agroalimentaria una nueva fuente de proteína saludable, cuya producción generará un bajo impacto ambiental”. Con el proyecto se pretende “desarrollar modelos de desarrollo rural sostenibles, con impacto social y medioambiental”, y ofrecerá “una alternativa de producción en los entornos rurales que permita tanto mejorar las rentas agrarias de los agricultores como ofrecer alternativas de emprendimiento que fijen población”.

En Culturfungi se va a “innovar en el cultivo de hongos en granja en Aragón, a través de la incorporación de nuevas especies de hongo con valor añadido, y en el desarrollo y consolidación de una estrategia regional de gestión del recurso micológico”. El proyecto también va a facilitar la inserción laboral de colectivos con dificultades especiales.

El proyecto está coordinado por el Centro Especial de Empleo Gardeniers de ATADES, y financiado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y el Gobierno de Aragón. El grupo de cooperación está formado por ocho miembros, de los cuales tres son beneficiarios: el Centro Especial de Empleo Gardeniers de ATADES, QILEX Consultora Forestal y la Sociedad Cooperativa Agraria San Atilano. El proyecto cuenta con dos centros de investigación: Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y Universidad de Zaragoza (UNIZAR). Y hay tres entidades asociadas: Grupo ASOMO, Ayuntamiento de Tarazona y Ayuntamiento de Jaca. Además, apoyan el proyecto la Fundación Solidaridad Carrefour y el Ayuntamiento de San Martín de Vera del Moncayo.

26 de octubre de 2021 |
Ir a Arriba