Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

sábado, 4 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

sábado, 4 de febrero de 2023

Crónica del foro Feeding The World sobre el futuro mundial de la alimentación

La VIII edición de Feeding The World congregó el 1 de diciembre, jueves, a los protagonistas de la cadena agroalimentaria para “analizar la transición al futuro del sistema alimentario, en un momento tan incierto y complicado como el que vivimos hoy en día”. La jornada contó en esta ocasión con la participación de expertos sobre los sistemas alimentarios globales, que analizaron los cambios que se están produciendo, tanto en las economías desarrolladas como en las de los países en vías de desarrollo, y pusieron encima de la mesa las alternativas económicas reales que existen a nivel global.

Organizado por el Grupo Alimentario de Innovación y Sostenibilidad y patrocinado por sus socios preferentes Alltech, Eurosemillas, Foro Interalimentario, John Deere y Banco Sabadell, la jornada creó un espacio de diálogo interprofesional que intentó facilitar una visión holística de todo el sistema alimentario.

El evento comenzó con la inauguración a cargo de José Miguel Herrero, director general de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, quien destacó “el importante papel de los agricultores y ganaderos gracias a los cuales durante la pandemia no hubo rotura de stock en los puntos de venta”.

La jornada continuó con la ponencia “Finanzas, geopolítica y agricultura”, impartida por José María Mateo, Advisory Board of Panda Agriculture and Water Fund. Recordó “cómo algunos de los países más importantes a nivel mundial en la exportación de alimentos se pueden ver afectados por normativas europeas cada vez más restrictivas y, por ende, su economía puede entrar en crisis”. Se refirió también a la llamada “inflación verde” y al “desequilibrio existente entre la oferta y la demanda de las cadenas globales debido a la falta de infraestructuras y agua, junto a la superpoblación, generando una subida de precios al consumidor”.

El nuevo orden alimentario mundial” también tuvo un especial protagonismo durante la jornada debido a la “difícil situación que existe ante la escasez de alimentos”. Los encargados de exponer este tema fueron José María Sumpsi, miembro del grupo de expertos en seguridad alimentaria del Comité Mundial de Seguridad Alimentaria de Naciones Unidas; y Javier Sierra, consejero de Agricultura de España ante Naciones Unidas y los Organismos Internacionales en Ginebra.

Ambos estuvieron de acuerdo en que “la inversión en agricultura es una de las maneras más efectivas de acabar con el hambre”. Pusieron como ejemplo la necesidad de colaboración con África, a la que denominaron “asignatura pendiente y con un potencial de crecimiento en materia agrícola”.

Javier Sierra destacó como prioridad a nivel global “la seguridad alimentaria ante la falta de accesibilidad a los alimentos para una nutrición equilibrada”. José María Sumpsi, por su parte, resaltó que “la principal financiación de la agricultura vendrá gracias a la inclusión del cambio climático en las políticas medioambientales”, además de señalar que “el responsable de que exista hambre en un país es el gobierno del mismo, por mucha ayuda que reciba de otros países o del sector privado”.

Este foro incluyó una conversación sobre el “Nuevo modelo alimentario sostenible” entre Vicente Tarazona, del Instituto de Salud Carlos III, y Horacio González Alemán, director general de Thoffood. Llegaron a la conclusión de que “el sistema alimentario se encuentra orientado hacia un modelo sostenible, aunque resulta necesario un mayor conocimiento científico para poder ponerlo en práctica y buscar soluciones globales, siempre bajo una lógica y racionalidad en sus normativas por parte de la Comisión Europea”.

Y tuvo lugar otra conversación: entre José Miguel Mulet, de la Universidad Politécnica de Valencia, y David Rodríguez Lázaro, de la Universidad de Burgos. Hablaron sobre “Alimentación y salud”. El primero incidió en “cómo la ciudanía se encuentra asustada, a pesar de tener los estándares más alto en seguridad alimentaria de la historia”. El segundo se pronunció en la misma línea: “En un momento en el que la seguridad alimentaria preocupa más que nunca, jamás hemos tenido los estándares tan altos como ahora, y ahora somos capaces de detectar de manera muy ágil, e incluso a veces con capacidad preventiva, cualquier amenaza”.

5 de diciembre de 2022

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba