Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Europa entiende que las cooperativas son claves para aplicar las Estrategias de Alimentación y Biodiversidad

Cooperativas Agro-alimentarias de España ha celebrado el webinar “El cooperativismo agroalimentario ante las Estrategias De la Granja a la Mesa y Biodiversidad 2030”. Ha sido un foro on line que ha servido para incidir en el papel fundamental que van a desempeñar las cooperativas agrarias en la aplicación de las citadas estrategias europeas.

El evento ha estado presentado y moderado por Agustín Herrero, director general de Cooperativas Agro-alimentarias de España. Ha contado con la participación de:

Ricard Ramón, jefe de unidad adjunto de perspectivas de políticas agrarias de la DG Agri de la Comisión Europea, y coordinador del grupo que gestiona el seguimiento del Plan Estratégico PAC de España para la futura reforma agraria.

Ignacio Atance, subdirector de Planificación de Políticas Agrarias del Ministerio de Agricultura.

Ramón Armengol, presidente de la COGECA (Cooperativas Agro-alimentarias de Europa) y consejero de Cooperativas Agro-alimentarias de España.

Conviene recordar que las estrategias citadas anteriormente fueron presentadas por la Comisión Europea el pasado 20 de mayo; representan los compromisos que deberá cumplir el sector agroalimentario en el marco del Pacto Verde Europeo para alcanzar una economía neutra en emisiones en 2050.

Durante el foro on line se ha analizado el papel que deberán jugar las cooperativas como instrumentos de los agricultores y ganaderos.

Agustín Herrero ha puesto de manifiesto el compromiso del sector cooperativo agroalimentario por la sostenibilidad y por dar respuesta a sus socios productores en cualquier contexto, y especialmente ante un cambio de modelo productivo tan profundo.

También manifiesta la preocupación existente por los ambiciosos objetivos que se persiguen, y la contradicción entre mayores obligaciones medioambientales frente a la necesaria sostenibilidad económica en un entorno europeo y mundial competitivo.

Ricard Ramon apunta que las estrategias no suponen un cambio de modelo productivo, sino acelerar un proceso que lleva años aplicándose.

Sí que reconoce que son un reto las metas principales consistentes en la reducción de plaguicidas, uso de antibióticos y fertilizantes de origen mineral, así como aumentar la superficie de producción ecológica.

Dice que los cambios serán progresivos y realistas, pero que hay que hacer un esfuerzo.

En relación con el papel de las cooperativas, Ricard Ramón las considera clave para que los agricultores y ganaderos avancen en la cadena de valor y ganen rentabilidad en el mercado, y mostró el compromiso de la Comisión Europea en el diseño de instrumentos para que la producción consiga organizarse más y mejor.

Desde el punto de vista productivo, reconoce que las cooperativas minimizan costes al productor y que los enfoques colectivos aportan eficiencia en la aplicación de determinadas intervenciones de la PAC.

Ignacio Atance explica (respecto al Plan Estratégico Nacional de la PAC) que el reto está en atender las múltiples necesidades de los diferentes sectores con unos recursos limitados.

Ante las obligaciones que impondrán las estrategias en materia de sostenibilidad, apunta que España ya ha avanzado mucho en la reducción del uso de fitosanitarios, de determinados antibióticos en la ganadería, y que en agricultura ecológica España es la primera superficie europea (si bien reconoce que será muy difícil alcanzar el objetivo del 25 por ciento marcado).

En cuanto al papel de las cooperativas agroalimentarias para cumplir con los objetivos, reconoce que son instrumentos fundamentales para alcanzar una mayor eficiencia y en aportar un asesoramiento coordinado, muy particularmente acompañando a las pequeñas y medianas explotaciones, que serán las más perjudicadas en la implantación de modelos más sostenibles.

Ramón Armengol lamenta que la Comisión Europea no retrasara la presentación de estas estrategias a otoño (por la pandemia de la COVID-19 y por los frentes abiertos que está sufriendo el sector productor en comercio internacional y europeo, y con la incertidumbre del Brexit).

Indica que el sector agroalimentario ya tiene en el presente problemas urgentes e inmediatos, con una sostenibilidad económica que está en entredicho sin necesidad de imponer más condicionantes medioambientales.

Ramón Armengol se pregunta si la Unión Europea será capaz de convencer a sus socios comerciales de estas reglas productivas y de aplicar una reciprocidad.

Cree que para afrontar las citadas estrategias es necesario un movimiento cooperativo sólido, que atraiga a los jóvenes, para lo cual pidió medidas de mayor integración cooperativa, de formación y apoyo decidido para afrontar un mercado que seguirá siendo competitivo y globalizado.

8 de julio de 2020

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba