Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 26 de enero de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

miércoles, 26 de enero de 2022

Europa quiere que la agricultura en general y el sector de los cereales en particular sean más verdes en el futuro. Allí entran en juego los eco-esquemas de la nueva Política Agraria Común (PAC). Estos preocupan a los agricultores, dado que no se sabe cómo van a influir en la viabilidad económica de las explotaciones.

Se ha hablado de ello en una jornada on line titulada “La implicación de los eco-esquemas en la producción de cereales y leguminosas”. Ha sido organizada por la Asociación Española de Técnicos Cerealistas (AETC) y por la Organización Interprofesional Agroalimentaria de Cereales Panificables y Derivados (INCERHPAN).

La jornada era inaugurada por la directora general de Producciones y Mercados del Ministerio de Agricultura, Esperanza Orellana. Afirma que “estamos ante un reto que no tiene precedentes; se trata de la elaboración de un Plan Estratégico de la PAC desde un modelo no preestablecido, que se desarrolla a partir de un análisis previo de necesidades”.

Respecto a la PAC 2023-2027, dice que “tiene una mayor ambición ambiental y así se ha vislumbrado desde que la Comisión puso en la mesa, hace más de 2 años, su planteamiento”.

Añade que “es evidente que la importancia por el medio ambiente es muy superior, pero también es verdad que para nosotros no puede haber una mayor y mejor sostenibilidad ambiental si no hay una suficiente rentabilidad en las explotaciones y sin la sostenibilidad social de la agricultura, porque sin ellas todo el medio rural en su conjunto puede ponerse en peligro”.

Esta jornada on line contó con una mesa redonda titulada “Eco-esquemas: Reflejo de las peculiaridades de la producción cerealista en las distintas regiones de España”.

Gabriel Trenzado, director de Relaciones Internacionales y con la Unión Europea, de Cooperativas Agro-Alimentarias de España, afirma que “la futura PAC va a cambiar cómo el agricultor mira a su cosecha, porque va a cambiar el modelo de producción y, desde un punto de vista de cadena, cómo van a comercializar esos productos”.

Indica igualmente que “se está haciendo mucho trabajo para modificar el modelo productivo, pero se está haciendo poco en la parte económica, por lo que no sabemos si será rentable; nadie sabe a ciencia cierta cuál será el impacto y la evolución de aquí a unos años”.

Pedro Gallardo, vicepresidente de ASAJA, comenta que “la futura reforma de la PAC debe ser una evolución, y debe acompañar a los agricultores y ganaderos y a su modelo productivo; debería ser más gradual, lógica y armonizada”.

Añade que “en España, a diferencia de los países del norte de Europa, tenemos muchos modelos de agricultura; por lo tanto, hay una mayor necesidad de contar con innovación y nuevas herramientas, y apostar, por parte de la política, de nuevas técnicas de edición genética que nos van a permitir combatir al futuro cambio climático”.

Pablo Resco, responsable técnico de COAG, argumenta que “el medio ambiente tendrá un papel fundamental, pero este objetivo no tendrá sentido si no hay coherencia entre la política comercial y social de Europa, ya que se perjudica la producción agraria y a los propios consumidores”.

Añade que “las exigencias deben ser coherentes con las capacidades de cada sector y con la política comercial de la propia Unión Europea”.

David Erice, responsable técnico de UPA, dice que “nos encontramos unas ambiciosas reformas de la PAC; ésta es una reforma muy orientada al modelo de ayudas, es decir, una continuidad de reformas anteriores pero que deja en manos del propio sector que se autorregule y se establezcan mecanismos de funcionamiento”.

La jornada on line finalizó con la despedida de Javier Alonso, presidente de la AETC, y de David Manzanares, presidente de INCERHPAN, que recordaron que, “a pesar de los momentos difíciles que ha dejado la pandemia, hay que seguir trabajando juntos y unidos sin tenerle miedo a los nuevos cambios que están por venir en el sector”.

14 de abril de 2021

Otras noticias

El Grupo Pini prevé invertir sesenta millones de euros en un secadero de jamón en Albelda (Huesca)

El Grupo Pini tiene la intención de invertir sesenta millones de euros en un centro de secado de jamón en la localidad altoaragonesa de Albelda. Esta inversión permitirá crear unos ochenta empleos directos e indirectos. Esta nueva industria, Jamones de La Litera, estará dedicada a la elaboración de jamones curados y cocidos. Ocupará una superficie de cincuenta y cinco mil metros cúbicos.

Representantes de este grupo empresarial, con su presidente, Piero Pini, a la cabeza, se lo han transmitido al consejero de Industria del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga.

La compañía cárnica italiana Grupo Pini manifiesta que este secadero de jamones se suministrará de la producción procedente de los mataderos y salas de despiece que la firma tiene en Binéfar y San Esteban de Litera, también en la provincia de Huesca. La intención del Grupo Pini es que se ponga en marcha a lo largo del año 2023.

El consejero Arturo Aliaga destaca que “este tipo de proyectos vienen acompañados no sólo de la creación de empleo, con la que se asienta la población en el territorio, sino que también sirven para impulsar y fortalecer la industria agroalimentaria en Aragón”.

25 de enero de 2022 |
Ir a Arriba