Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

jueves, 28 de octubre de 2021

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

jueves, 28 de octubre de 2021

Termina el periodo vacacional, se volverán a poblar las grandes ciudades, se iniciará el curso escolar (se verá cómo por la COVID-19),… son condicionantes de los que están pendientes los productores de carne en el mercado nacional. Todos miran igualmente hacia los barcos que transportan género a otros países.

VACUNO

Hay incertidumbre e incluso tristeza en el mercado de la carne de vacuno, con dificultad para conseguir vender una canal entera, dado que hay piezas que tienen más salida (como los lomos) y otras que no cuentan con demanda. La situación en hembras es mejor (porque no hay tanta oferta) pero en machos es peor (porque sí hay exceso de oferta).

La mirada está puesta en los barcos que salgan hacia otros países, ya que constituyen el salvavidas del sector de la carne de vacuno. Hay exportaciones a Libia y Líbano, y se espera que haya también ventas en Argelia.

OVINO

En el sector de los corderos la vista también está puesta en los barcos, dado el pesimismo existente en el mercado nacional, con la recta final del periodo vacacional y con la incertidumbre sobre cómo se va a articular el nuevo curso (por el tema de la COVID-19).

La exportación ovina española presenta un volumen aproximado de unos 10.000 corderos vendidos a la semana.

PORCINO

Se habla de cierta fluidez en el sector del porcino, la cual puede incrementarse con la vuelta a la normalidad que supondrá el inicio del curso escolar (con el permiso de la COVID-19) y que la actividad sea total en las industrias cárnicas.

28 de agosto de 2020

Otras noticias

Almozara Editorial y DPZ presentan el libro “Tesoros gastronómicos de la provincia de Zaragoza, en la mesa”

La Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) ha sido el escenario de presentación de libro “Tesoros gastronómicos de la provincia de Zaragoza, en la mesa”, coeditado por la Diputación y Almozara Editorial. Se divide en diez capítulos protagonizados por otros tantos productos o sectores agroalimentarios de la provincia: el queso y otros derivados lácteos; el vino; el aceite de oliva virgen extra; jamón, embutidos y otras conservas cárnicas; miel y mermeladas; chocolate, frutas de Aragón y otros dulces especiales; espárragos y otras conservas vegetales; cerveza y vermut; pasta; y pan y repostería tradicional.

Cristina Arguilé, autora de los textos, señala que en este libro “hemos querido reflejar la riqueza de la despensa zaragozana, a través de la descripción de los productos elaborados que, por su singularidad, tradición, importancia económica o calidad diferenciada, y en muchos casos por todos estos motivos, mejor representan la agroalimentación zaragozana”.

Explica que, “con los quesos, vinos, aceites de oliva, conservas vegetales, embutidos… como hilos conductores, el lector emprenderá un viaje que llega a todos los territorios de la provincia y recorre la diversidad de sus paisajes (reflejando la huella que la transformación de alimentos del campo y de la granja ha dejado en nuestra historia, cultura e idiosincrasia), hasta el lugar donde estos productos alcanzan su máxima expresión, los restaurantes del mundo rural”.

Cristina Arguilé añade que esta obra “es un homenaje a los hombres y mujeres que trabajan en el medio rural, porque fueron, son y serán personas esenciales, ya que satisfacen la más elemental de las necesidades humanas, la de la nutrición, y ofrecen auténticos placeres gastronómicos que hacen nuestra vida mucho más llevadera; y, además de alimentar nuestros cuerpos y espíritus, nutren nuestros pueblos, un mundo rural que sólo se mantiene si se habita, se vive y se trabaja”.

27 de octubre de 2021 |
Ir a Arriba