Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 16 de mayo de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 16 de mayo de 2022

El título del proyecto Tubersystems es “Diseño e implementación de sistemas multiproductivos sostenibles en truficultura y análisis de los servicios ecosistémicos asociados”. Está financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, participando en él el CSIC-USP-UNAV y el IRTA de Cataluña. Tiene una duración prevista de cuatro años.

Este proyecto pretende “mejorar el cultivo de la trufa negra y su sostenibilidad; el cultivo mixto de trufas y plantas aromáticas puede incrementar los beneficios económicos, ambientales y sociales frente al monocultivo o la producción silvestre”.

El cultivo de la trufa mueve unos 7,5 millones de euros al año en España, país que cuenta con una superficie dedicada a este cultivo que se cifra en unas 10.000 hectáreas; cada año se establecen alrededor de 500 nuevas hectáreas de cultivo.

El IRTA de Cataluña indica que en España existen diferencias significativas en la producción, en función de la zona de que se trate y el año de recolección.

Pone un ejemplo: En la zona de Teruel se pueden llegar a producir de 30 a 40 kilos por hectárea de trufa al año; mientras, en Cataluña se consiguen producciones de 15 a 20 kilos por hectárea y año.

Es por ello por lo que se ha planteado realizar una investigación en fincas distribuidas por toda España para intentar comprender las diferencias productivas entre zonas.

Xavier Parladé, investigador del IRTA de Cataluña, explica que “hasta hace poco tiempo el cultivo de la trufa negra se ha desarrollado de forma mayoritariamente empírica; sabemos que hay prácticas que funcionan, pero desconocemos el porqué de que unas funcionen y otras no, y es necesario comprender mejor el ciclo biológico de la trufa para mejorar su cultivo”.

El proyecto Tubersystems se desarrollará inicialmente en 37 localizaciones en producción de Aragón, Andalucía, Comunidad Valenciana, Cataluña, Castilla-La Mancha, Castilla y León, y Navarra, con objeto de tomar muestras del suelo y de la vegetación colindante de las zonas truferas para estudiar la biodiversidad asociada a los sistemas de producción de trufas.

LA CLAVE: CONOCER EL CICLO DE VIDA DE LA TRUFA Y SUS INTERACCIONES

Tubersystems es un proyecto que aborda la producción de la trufa negra en encinares y parte como un estudio integrado en el que se pretende valorar este sistema multiproductivo desde diferentes puntos de vista.

Entre los objetivos propuestos está “conocer mejor el papel de los macro y microorganismos como impulsores del crecimiento de las plantas, así como su papel en el ecosistema y en la sostenibilidad agrícola de su cultivo”.

Xavier Parladé reconoce que “existen muchas lagunas tanto en el ciclo de vida de la trufa como en la ecología del hongo o sus interacciones bióticas y abióticas”, añadiendo que “el proyecto se centrará en el desarrollo del multicultivo y las estrategias de manejo de la microbiota, con el objetivo de mejorar la producción trufera”.

Se estudiarán tres escenarios de producción de trufa:

– El monocultivo de encinas truferas.

– Las plantaciones mixtas de trufa y plantas aromáticas.

– Y las zonas de producción trufera silvestre.

Se puede obtener más información sobre el proyecto Tubersystems en el siguiente enlace:

19 de febrero de 2020

Otras noticias

Cabecita Loca obtiene el galardón de mejor vermut (categoría de vinos fortificados) en Londres

Cabecita Loca se ha convertido en el mejor vermut de los International Wine Challenge 2022 (IWC), celebrados en Londres. Esta bebida, elaborada por Cabecita Loca Slow Drinks en la localidad de Barbastro (Huesca), ha obtenido la medalla de oro en la categoría de “vinos fortificados”. Es la segunda vez que consigue este galardón. Si bien en 2019 alcanzó la puntuación de noventa y un puntos, en esta ocasión ha llegado a los noventa y cinco. Víctor Clavería, artesano alimentario de Cabecita Loca, explica que “se ha intentado mejorar el producto apostando por poner en valor la elegancia de las notas amargas en una bebida que comercialmente en España es mucho más dulce”. El vermut Cabecita Loca se elabora de forma artesanal, según el estilo tradicional, sobre una base de vino de garnacha blanca de Aragón. Cuenta con más de 20 extractos, entre los que predomina la Artemisia Absinthium (ajenjo). Está fortificado con alcohol vínico hasta subirlo a los diecisiete grados.

16 de mayo de 2022 |
Ir a Arriba