Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

martes, 28 de junio de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

martes, 28 de junio de 2022

El proyecto PROALT II lleva por título “Investigación de fuentes alternativas de proteínas para el desarrollo de nuevos ingredientes con propiedades tecnológicas y saludables mejoradas”. Cuenta con fondos europeos FEDER. Está liderado por el Centro Tecnológico AINIA, de Valencia.

Este centro de investigación está estudiando fuentes alternativas de proteínas como la lemna (plantas acuáticas), insectos y Single Cell Protein (SCP).

Usa un proceso de desgrasado con CO2, obteniendo harinas proteicas, casi exentas de grasa, como alternativa sostenible para los alimentos del futuro.

AINIA hace referencia a datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en los que se apunta que “el 14 por ciento de la producción mundial de alimentos se pierde entre la cosecha y la venta al por menor (mientras la población sigue creciendo)”.

También se indica que, “para garantizar el suministro de 9.100 millones de personas en los próximos 30 años, la producción de alimentos deberá crecer un 70 por ciento”.

Victoria Capilla, del departamento de Tecnologías de Fluidos Supercríticos-ALTEX de AINIA, señala que “los insectos ofrecen muchas posibilidades a la industria como fuentes de proteínas saludables, sostenibles y respetuosas con el medio ambiente a un coste competitivo”.

La Unión Europea vive un período transitorio que finalizará una vez se revise la inclusión de los insectos siguientes en la lista de nuevos alimentos: Acheta domesticus, Tenebrio molitor, Locusta migratoria, Gryllodes sigillatus, Schistocerca gregaria, Alphitobius diaperinus, Apis mellifera y Grylloides sigillatus.

En los primeros resultados del proyecto ProALT II, que cuenta con el apoyo de la empresa valenciana FEEDECT (startup dedicada a la cría y procesado de insectos para alimentación animal y humana), los investigadores de AINIA han obtenido un ingrediente proteico basado en harina desgrasada de un insecto modelo denominado Tenebrio molitor L..

En el proceso de desgrasado realizado con CO2 (proceso que ha eliminado más de un 95 por ciento de la grasa inicial) “no se emplean disolventes orgánicos ni altas temperaturas, y se ha obtenido una harina desgrasada rica en proteínas, así como un aceite cuyas propiedades nutricionales están siendo estudiadas”.

El AINIA concluye que “este tipo de harinas proteicas ofrece muchas posibilidades para poder ser incluidas en la industria de ingredientes y productos dirigidos a la alimentación, y en la de piensos para animales”.

29 de octubre de 2020

Otras noticias

España espera que su plan estratégico de aplicación de la nueva PAC esté aprobado de manera definitiva en septiembre

El secretario general de Agricultura y Alimentación (del Ministerio), Fernando Miranda, se ha reunido con representantes de las comunidades autónomas, Cooperativas Agro-alimentarias y organizaciones profesionales agrarias (Asaja, COAG y UPA) para informarles sobre los últimos ajustes introducidos por el Gobierno de España, tras las bilaterales con la Comisión Europea, en el plan estratégico para la aplicación de la Política Agraria Común (PAC) 2023-2027. Esos ajustes pretenden dar respuesta a las observaciones remitidas por la Comisión el 30 de marzo. La intención de España es que el plan estratégico esté finalizado y enviado a la Comisión Europea a partir de la segunda quincena de julio, para que pueda ser revisado y aprobado de manera definitiva en septiembre. Las principales modificaciones introducidas son las siguientes:

– “Ya que la Comisión Europea no ha considerado la inclusión del girasol y la colza en el plan proteico, la propuesta española es destinar los cuarenta y cinco millones previstos para estos cultivos a incrementar la ayuda básica a la renta de las regiones donde se producen”.

– “Las ayudas asociadas al olivar con dificultades específicas van a contar con un presupuesto de casi 27,6 millones de euros, para una superficie potencial de 856.412 hectáreas”.

– “Respecto a la propuesta española para verificar si las comunidades de bienes y otras entidades en régimen de atribución de rentas pueden ser consideradas como agricultor activo, si un comunero está dado de alta en la seguridad social agraria o cumple el criterio de que el veinticinco por ciento de sus ingresos individuales procedan de la agricultura, la comunidad de bienes será un agricultor activo”.

28 de junio de 2022 |
Ir a Arriba