Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 3 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 3 de febrero de 2023

El proyecto PROALT II obtiene ingredientes proteicos de insectos para alimentación humana y animal

El proyecto PROALT II lleva por título “Investigación de fuentes alternativas de proteínas para el desarrollo de nuevos ingredientes con propiedades tecnológicas y saludables mejoradas”. Cuenta con fondos europeos FEDER. Está liderado por el Centro Tecnológico AINIA, de Valencia.

Este centro de investigación está estudiando fuentes alternativas de proteínas como la lemna (plantas acuáticas), insectos y Single Cell Protein (SCP).

Usa un proceso de desgrasado con CO2, obteniendo harinas proteicas, casi exentas de grasa, como alternativa sostenible para los alimentos del futuro.

AINIA hace referencia a datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en los que se apunta que “el 14 por ciento de la producción mundial de alimentos se pierde entre la cosecha y la venta al por menor (mientras la población sigue creciendo)”.

También se indica que, “para garantizar el suministro de 9.100 millones de personas en los próximos 30 años, la producción de alimentos deberá crecer un 70 por ciento”.

Victoria Capilla, del departamento de Tecnologías de Fluidos Supercríticos-ALTEX de AINIA, señala que “los insectos ofrecen muchas posibilidades a la industria como fuentes de proteínas saludables, sostenibles y respetuosas con el medio ambiente a un coste competitivo”.

La Unión Europea vive un período transitorio que finalizará una vez se revise la inclusión de los insectos siguientes en la lista de nuevos alimentos: Acheta domesticus, Tenebrio molitor, Locusta migratoria, Gryllodes sigillatus, Schistocerca gregaria, Alphitobius diaperinus, Apis mellifera y Grylloides sigillatus.

En los primeros resultados del proyecto ProALT II, que cuenta con el apoyo de la empresa valenciana FEEDECT (startup dedicada a la cría y procesado de insectos para alimentación animal y humana), los investigadores de AINIA han obtenido un ingrediente proteico basado en harina desgrasada de un insecto modelo denominado Tenebrio molitor L..

En el proceso de desgrasado realizado con CO2 (proceso que ha eliminado más de un 95 por ciento de la grasa inicial) “no se emplean disolventes orgánicos ni altas temperaturas, y se ha obtenido una harina desgrasada rica en proteínas, así como un aceite cuyas propiedades nutricionales están siendo estudiadas”.

El AINIA concluye que “este tipo de harinas proteicas ofrece muchas posibilidades para poder ser incluidas en la industria de ingredientes y productos dirigidos a la alimentación, y en la de piensos para animales”.

29 de octubre de 2020

Otras noticias

Un estudio confirma que las raíces de los olivos facilitan que estos árboles enfermen de verticilosis

Ya se intuía que las raíces de los olivos segregaban unas sustancias denominadas exudados, las cuales favorecían la infección por el hongo Verticillium dahliae, que provoca la verticilosis, enfermedad que supone la marchitez y muerte del olivo. Un estudio realizado por la Universidad de Córdoba ha confirmado este hecho. Se ha desarrollado por primera vez un método eficaz de análisis in vitro en el que se ha probado cómo los exudados de las raíces de olivo inducen la germinación de los microesclerocios del hongo y, por tanto, están implicados en la infección y el desarrollo de la verticilosis.

Además de demostrar dicho efecto, el equipo investigador, formado por Ana López, Antonio Rafael Sánchez, Antonio Trapero y Carlos Agustí, también ha estudiado cómo influye la variedad de olivo (genotipo) en el efecto de los exudados sobre Verticillium dahliae: “Los de la variedad más resistente (frantoio) no inducían significativamente la germinación de microesclerocios del hongo, mientras que los de las variedades más susceptibles (picual) sí lo hacían; la variedad arbequina es de susceptibilidad intermedia”.

Y se ha analizado cómo los agentes de control biológico que se aplican a las diferentes variedades de olivo pueden alterar la función de los exudados: “Se ha visto que en la variedad frantoio los exudados de plantas tratadas tampoco inducen ni reducen significativamente la germinación de las estructuras de resistencias del patógeno, mientras que los exudados de plantas tratadas de picual o arbequina reducen significativamente la viabilidad de estas estructuras; de esta forma, los resultados sugieren que los agentes de biocontrol pueden modular el efecto de los exudados, disminuyendo la capacidad infectiva del patógeno en variedades susceptibles”.

2 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba