Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

El prosecco italiano y en lata, ejemplo de adaptarse a las demandas de los nuevos consumidores

El sector del vino debe apostar por productos y formatos nuevos, atendiendo a las demandas de los consumidores. Es una de las conclusiones del seminario on line que ha organizado Cooperativas Agro-alimentarias de España y que ha llevado por título “Perspectivas de mercado en el vino”.

Han asistido telemáticamente más de 80 personas, que han podido conocer la situación del mercado vitivinícola naciones e internacional, así como los retos principales a los que se enfrenta el sector.

Pedro Ballesteros, Master of Wine, valora el papel social de las cooperativas, y destaca que “poseen el mayor patrimonio vinícola del mundo, ya que nadie tiene tantas viñas viejas, un concepto mágico para llegar al consumidor”.

Ha analizado la estrategia vitivinícola de otras regiones productoras, centrándose especialmente en el caso de Italia. Allí las cooperativas, con un movimiento de integración más fuerte, han lanzado vinos como el prosecco y el lambrusco, con los que todos los actores han obtenido mayores beneficios.

Pedro Ballesteros señala que “el reto de las cooperativas es crear valor de forma sostenible”, y remarca que “la comercialización y la comunicación son asignaturas pendientes en algunas cooperativas de España”.

Anima a las bodegas cooperativas a tener visión a largo plazo, a clasificar y zonificar según las uvas, y a divulgar más su compromiso con el desarrollo sostenible del territorio y el patrimonio cultural.

Emma Castro, director del departamento vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias de España, ha expuesto los principales datos de producción, ventas y exportaciones del sector.

La producción en la Unión Europea se ha incrementado este año un 4 por ciento respecto a 2019, estimándose en 163 millones de hectolitros de vino y mosto; la producción mundial de vino se estima en alrededor de 258 millones de hectolitros.

En cuanto a las exportaciones españolas, los productos que han tenido mejor comportamiento en los mercados internacionales en el primer semestre han sido el mosto y el vino en Bag-in-Box (o sea, bolsa en caja).

Jaime Uscola, jefe de negocios internacionales del Banco Santander, ha detallado los retos y oportunidades para las bodegas españolas en los mercados exteriores, con especial atención a Reino Unido y Estados Unidos.

Destaca que en el sector del vino el 99 por ciento de sus clientes están fuera, y que los retos a los que se enfrentan las bodegas en estos momentos son el Brexit, el cambio en la presidencia de Estados Unidos y la evolución del mercado chino.

Este seminario on line finalizaba con una mesa redonda con participación de representantes de bodegas cooperativas, que han expuesto cómo les ha afectado la pandemia de la COVID-19, y cómo se ha incrementado en general la venta on line sobre todo en el Norte de Europa, Estados Unidos y Japón (en España todavía no ha llegado ese despegue, aunque se puede producir en breve a través de alguna plataforma).

Con respecto al marketing todos han abogado por crear nuevos productos (como cócteles) y formatos (manejables y fáciles de abrir).

La demanda de vino en botella 3/8 ha crecido durante la pandemia, y no se descarta tener que apostar por el vino en lata, que de hecho ya está funcionando en países como Estados Unidos, y que se pudiera ofrecer en las máquinas de vending (muy implantadas por ejemplo en Japón).

Agustín Herrero, director de Cooperativas Agro-alimentarias de España, clausuraba este seminario on line, destacando que “tenemos viñedos propios y territorio, y contamos con tecnología, calidad del producto, talento y conocimiento, herramientas necesarias para crear valor sostenible; la apuesta de las cooperativas debe ser aunar esfuerzos y pensar a medio plazo para crecer”.

15 de noviembre de 2020

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba