Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 3 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 3 de febrero de 2023

El mundo del vino aprueba la tecnología Pulsos Eléctricos de Alto Voltaje para una más rápida maceración de la uva

La Organización Internacional de la viña y el Vino (OIV) ha aprobado la aplicación de la tecnología PEF (Pulsos Eléctricos de Alto Voltaje) en la maceración de la uva para la elaboración de vino. Esta tecnología permite reducir el tiempo de maceración, con lo que las bodegas van a poder reducir los costes energéticos asociados a la elaboración del vino y van a poder mejorar su competitividad.

La aplicación de la citada tecnología PEF ha sido desarrollada por Javier Raso e Ignacio Álvarez, del Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2) de la Universidad de Zaragoza.

El proceso de aprobación de esta tecnología comenzó en 2018. El resultado de los estudios se ha ido presentando durante tres años en París. Y finalmente se ha aprobado su uso en la Asamblea General de la Organización Internacional de la Viña y el Vino.

El tratamiento mediante la tecnología PEF provoca “la formación de poros en las envolturas de las células de la piel de la uva, facilitando la extracción de compuestos fenólicos y precursores aromáticos localizados en su interior, los cuales juegan un papel decisivo en la calidad final del vino”.

La aceptación de esta tecnología por la OIV y el hecho de que ya haya disponibles equipos comerciales capaces de aplicar estos tratamientos en una bodega garantizan que “muy pronto se podrá brindar con vino obtenido con uva tratada por Pulsos Eléctricos de Alto Voltaje”.

Hay que recordar que la OIV es un organismo intergubernamental de carácter científico-técnico compuesto por 47 Estados miembros de los cinco continentes, que representan el 85 por ciento de la producción mundial.

La principal función de esta Organización es elaborar normas armonizadas y reconocidas internacionalmente, en materia de elaboración de productos vitivinícolas.

Trabaja con una red de más de 1.000 expertos de todo el mundo, y las decisiones definitivas se toman por consenso de los Estados miembros.

18 de enero de 2021

Otras noticias

Un estudio confirma que las raíces de los olivos facilitan que estos árboles enfermen de verticilosis

Ya se intuía que las raíces de los olivos segregaban unas sustancias denominadas exudados, las cuales favorecían la infección por el hongo Verticillium dahliae, que provoca la verticilosis, enfermedad que supone la marchitez y muerte del olivo. Un estudio realizado por la Universidad de Córdoba ha confirmado este hecho. Se ha desarrollado por primera vez un método eficaz de análisis in vitro en el que se ha probado cómo los exudados de las raíces de olivo inducen la germinación de los microesclerocios del hongo y, por tanto, están implicados en la infección y el desarrollo de la verticilosis.

Además de demostrar dicho efecto, el equipo investigador, formado por Ana López, Antonio Rafael Sánchez, Antonio Trapero y Carlos Agustí, también ha estudiado cómo influye la variedad de olivo (genotipo) en el efecto de los exudados sobre Verticillium dahliae: “Los de la variedad más resistente (frantoio) no inducían significativamente la germinación de microesclerocios del hongo, mientras que los de las variedades más susceptibles (picual) sí lo hacían; la variedad arbequina es de susceptibilidad intermedia”.

Y se ha analizado cómo los agentes de control biológico que se aplican a las diferentes variedades de olivo pueden alterar la función de los exudados: “Se ha visto que en la variedad frantoio los exudados de plantas tratadas tampoco inducen ni reducen significativamente la germinación de las estructuras de resistencias del patógeno, mientras que los exudados de plantas tratadas de picual o arbequina reducen significativamente la viabilidad de estas estructuras; de esta forma, los resultados sugieren que los agentes de biocontrol pueden modular el efecto de los exudados, disminuyendo la capacidad infectiva del patógeno en variedades susceptibles”.

2 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba