Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

El grupo aragonés Costa participa en un proyecto que mide con inteligencia artificial el bienestar animal porcino

Captar en vídeo el comportamiento de los cerdos cuando están con humanos en la granja, y establecer un algoritmo (que valore su reacción y la tipifique con inteligencia artificial) para medir el grado de bienestar animal” es el objetivo del proyecto HAI 4.0 (Human Animal Interaction), en el que participa el grupo aragonés Costa, a través de su holding cárnico Costa Food Group. La iniciativa parte de un consorcio de miembros del clúster español de productores de ganado porcino (i+Porc). HAI 4.0 ha comenzado a desarrollarse en verano de 2021, con la previsión de que sus datos puedan conocerse en el segundo trimestre de 2022.

El proyecto, desarrollado bajo la premisa “Si cuidas a los animales, cuidarás la salud de la humanidad”, pretende “continuar investigando los comportamientos de los animales para seguir mejorando su bienestar en su manejo, de manera que se sigan potenciando los sistemas no invasivos, pero de un modo cuantificable a través de los datos basados en la interacción humano-animal”.

Las conclusiones permitirán “crear nuevos estándares para valorar el bienestar de los cerdos” y se convertirán en “una fuente documental importante para realizar estudios en diversos ámbitos, como la previsión de enfermedades derivadas del estrés de los animales”. De hecho, uno de los fines es que puedan complementar las actuales auditorías que certifican el cumplimiento de los parámetros de bienestar animal con un sello acreditativo “HAI friendly” o “Interacción Humano Animal amigable” para las granjas comprometidas en este proyecto.

27 de octubre de 2021

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba