Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

El cultivo del maíz en Aragón crece en superficie pero continúa al límite de la rentabilidad

Así se recoge en el informe de la campaña 2019 que publica la Red Arax (Red Aragonesa de Cultivos Extensivos y Leguminosas) y la Unidad de Cultivos Herbáceos del Centro de Transferencia Agroalimentaria de Aragón (CTA).

Aragón incrementaba en 2019 en un 21 por ciento la superficie dedicada al cultivo del maíz, alcanzando las 99.777 hectáreas de terreno. La producción se situaba cerca del millón de toneladas.

La provincia de Huesca cultivaba algo más de 76.500 hectáreas, sumando los maíces de primera siembra y los de segunda cosecha.

Todas estas cifras sitúan a Aragón por detrás de Castilla y León en el ranking nacional de superficie dedicada al maíz. Hay que apuntar igualmente que este cultivo es el más representativo de los regadíos del Valle del Ebro.

Miguel Gutiérrez, responsable de la Unidad de Cultivos Herbáceos del Centro de Transferencia Agroalimentaria de Aragón, indica que, “no obstante, es un cultivo que atraviesa unos momentos complicados desde el punto de vista de la rentabilidad económica; es un problema que viene de lejos”.

Señala que “desde la campaña 2013-2014 nos estamos moviendo en una horquilla de precios que va desde los 170 hasta los 180 euros por tonelada, lo que obliga a los agricultores a alcanzar producciones superiores a las 10 toneladas por hectárea para poder cubrir los costes inherentes a un cultivo que requiere de grandes inversiones”.

Miguel Gutiérrez continúa diciendo que “la tecnología, agronomía, riego y fertilización han permitido en los últimos años incrementar de manera espectacular el rendimiento de este cultivo”.

Reconoce, sin embargo, que “la falta de agua en algunas campañas, los veranos calurosos (que dificultan una buena floración de la mazorca) y los problemas de sanidad vegetal (como la araña, que tuvo una fuerte incidencia en 2019 y que provocó una disminución de los rendimientos) hacen del maíz un cultivo de riesgo por su alta inversión”.

Con todo y con eso, Miguel Gutiérrez concluye que “es evidente que el maíz es necesario y esencial para la gestión económica de las explotaciones, para el movimiento del sector cooperativo y empresarial, y para equilibrar las cuentas globales del sector primario; en Aragón el agricultor sigue apostando por el maíz”.

La Red Arax y el Centro de Transferencia Agroalimentaria de Aragón apuntan igualmente que en 2019 se mantuvieron los porcentajes de maíz de primera siembra con respecto al rastrojero: 67.520 hectáreas frente a 32.258.

Miguel Gutiérrez apunta que “la provincia de Huesca albergó el 91 por ciento del maíz de segunda cosecha, por el gran peso que tiene el regadío a presión en su agricultura; en estos años está rotando con la cebada (con buenos precios y rendimientos en las últimas campañas) y con el guisante para congelado o para seco”.

Precisamente es esta alternancia la que está consolidando las cifras finales de la superficie de maíz en Aragón.

En estos momentos el territorio aragonés produce el 24 por ciento del maíz que se cosecha en España.

23 de marzo de 2020

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba