Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

El corredor Cantábrico-Mediterráneo, tema central de la cumbre que Aragón y Navarra han celebrado en Ejea

Los gobiernos de Aragón y Navarra han mantenido un encuentro en Ejea de los Caballeros (Zaragoza) para renovar el protocolo de colaboración que mantienen desde hace años. Ambos ejecutivos han estado encabezados por sus respectivos presidentes, Javier Lambán y María Chivite. Han centrado su debate sobre todo en el corredor Cantábrico-Mediterráneo.

Aragón y Navarra reivindican la unión ferroviaria de Zaragoza y Bilbao a través de Navarra, por considerar que el eje Cantábrico-Mediterráneo tiene “una potencialidad formidable, al conectar los principales puertos del país (Bilbao, Valencia y Barcelona) y al poner en comunicación los principales centros de fabricación de automóviles (Vitoria, Pamplona, Zaragoza, Valencia y Barcelona)”. María Chivite ha recalcado la importancia de conectar este eje ferroviario con Europa, por su repercusión para sectores estratégicos como la agroalimentación.

Se ha incidido en la importancia de implicar a La Rioja en el proyecto de planificar, en torno al Ebro, la Ebrorregión. Se ha hablado del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria que impulsa Navarra, liderando el proyecto Ebro Food Valley. En investigación, desarrollo e innovación Aragón y Navarra se han comprometido a promover iniciativas (proyectos y redes de cooperación) entre organismos públicos, como por ejemplo los aragoneses ITAINNOVA, el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), el Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón (CEFCA), el Centro de Empresas e Innovación de Aragón (CEEI) y la Universidad de Zaragoza (y sus institutos de Investigación).

1 de octubre de 2021

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba