Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 20 de mayo de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

viernes, 20 de mayo de 2022

El sector ovino llevaba camino este año de vivir una temporada buena, dado que los precios eran buenos y llegaba el Ramadán. Se hubiera salvado la primera mitad del año (que es más complicada, dado que en la segunda mitad está la festividad del Pilar y la Navidad). Sin embargo, esas buenas expectativas se han ido al traste por culpa de la crisis sanitaria del coronavirus COVID-19.

El cierre de los restaurantes ha sido un duro golpe para el sector de la carne de cordero. A ello hay que sumar que en este periodo de Estado de Alarma no se pierde tanto tiempo a la hora de comprar y se apuesta menos por productos tipo gourmet.

Todo ello se ha traducido en Aragón en una caída en el precio del cordero de un 37 por ciento.

Antes del Estado de Alarma el cordero de 25 kilos tenía un precio de casi 80 euros; ahora ha llegado a caer hasta situarse por debajo de los 50 euros. Hay ganaderías que ven incluso que no pueden vender el producto.

A la situación interna española hay que añadir que las exportaciones no son lo que eran hace un año. Se llega a decir que son “anecdóticas” en comparación a las de años previos.

Son datos y reflexiones que ofrece UPA Aragón, que además indica que se va a estar muy pendiente de la especulación.

Esta organización profesional agraria advierte: “Quien utilice el Estado de Alarma para especular deberá ser perseguido y sancionado”.

Y ya plantea que se traslade a la Unión Europea la posibilidad de activar la intervención, en caso de que la situación todavía se agrave más en los próximos días y semanas.

30 de marzo de 2020

Otras noticias

Ya se han iniciado los nacimientos de larvas de carpocapsa en frutales de pepita de Aragón

El Centro de Sanidad y Certificación Vegetal de Aragón publica un aviso fitosanitario relativo al inicio del nacimiento de larvas de carpocapsa (Cydia pomonella), que ya se ha producido en este territorio. Indica que “en las parcelas en las que se cultivan manzanos, perales, membrilleros o nogales deben realizarse aplicaciones con insecticidas larvicidas; estos tratamientos deberán renovarse en el plazo máximo de doce o catorce días, o antes si se produjesen lluvias de cierta entidad que pudieran lavar el producto aplicado”. El citado centro añade que “esta información general debe ser precisada en cada situación concreta por el técnico de ATRIA o asesor en gestión integrada de plagas; su criterio debe prevalecer siempre que se lleve a cabo un monitoreo de la plaga y un seguimiento de las condiciones meteorológicas que determinan la evolución de la misma”.

19 de mayo de 2022 |
Ir a Arriba