Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

domingo, 5 de febrero de 2023

El consumo de vino en 2019 en España fue menor en volumen y mayor en valor que en 2018

El Observatorio Español del Mercado del Vino publica datos sobre consumo de este producto en 2019, centrándose en el canal alimentación. El volumen de vino consumido fue menor en 2019 respecto al año anterior pero el valor fue superior. El consumo se sitúa por encima de los 1.070 millones de euros (más de 600 millones corresponden al vino con denominación de origen).

El valor del vino consumido en 2019 en España supera en 26,6 millones de euros a la cifra de 2018. Se indica que es el mayor valor desde 2009, año en el que se evidenció de lleno la crisis de 2008.

El precio medio en 2019 fue de 3,02 euros el litro.

Los hogares españoles superaban por primera vez los 600 millones de euros en compras de vino con denominación de origen.

En 2019 creció el consumo de vinos de licor y de aguja, y cavas y espumosos con denominación de origen.

Sólo cayeron los vinos sin indicación.

El Observatorio señala que los tintos siguen siendo los vinos más adquiridos, si bien los blancos cobran bastante relevancia (tanto con denominación de origen como sin indicación). Respecto a los rosados la evolución fue mejor en vinos con denominación que en vinos sin indicación.

El consumo de cerveza viene siendo superior al de vino y derivados desde 2002, si bien esta última categoría sigue por delante en términos de valor.

El Observatorio Español del Mercado del Vino recuerda que la alimentación es sólo uno de los canales de consumo de vino en España, y que los datos analizados en este informe no incluyen las cifras de la hostelería, así como de un tercer canal que incluiría las compras de vino on line, compras directas a bodegas, autoconsumos, catering y establecimientos temporales, enoturismo,…

Atendiendo a todos los consumos sí se produce un incremento en el volumen de vino, con un consumo global de vino en España en 2019 de 11,1 millones de hectolitros (aumento del 9,7 por ciento respecto a 2018).

15 de julio de 2020

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba