Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 16 de mayo de 2022

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 16 de mayo de 2022

Se ha realizado una encuesta a 110 bodegas españolas para analizar los efectos de la pandemia de la COVID-19 en la venta de vino español. La conclusión principal es que el consumo de vino cayó en España en un 18 por ciento en 2020 respecto a 2019. Es consecuencia de la reducción fuerte que se produjo en el canal de bares y restaurantes (Horeca), no compensada por el incremento de ventas en el canal de alimentación y en las ventas directas (en bodega y on line).

La encuesta fue encargada por la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) y realizada por Wine Intelligence y el Observatorio Español de los Mercados del Vino (OeMv) durante los pasados meses de junio y julio. El 82 por ciento de las bodegas españolas vieron reducido su volumen de ventas en el mercado español en 2020. Fueron las bodegas pequeñas las que más sufrieron, con un descenso en las ventas del 25 por ciento.

La mayor presencia en el canal Horeca de los vinos generosos y espumosos hizo que se vieran más afectados por la crisis derivada de la pandemia respecto a los vinos tranquilos. En cuanto al precio, el estudio destaca que en general los vinos con precios superiores sufrieron más que los más accesibles.

El canal de alimentación pasó de un 37 a un 47 por ciento, convirtiéndose en el más importante para las bodegas, si bien el canal que más creció porcentualmente fue el de venta directa desde la bodega (tienda o pedidos on line), cuya cuota de mercado casi se duplicó, pasando de un 4,6 a un 8,4 por ciento.

Con respecto a las mayores preocupaciones sobre el futuro, las bodegas españolas se muestran especialmente alertas ante la disminución de turistas extranjeros, los efectos económicos de la crisis y el ritmo de recuperación del canal Horeca en el corto plazo. En el largo plazo, las mayores preocupaciones se centran en mejorar el interés de las generaciones más jóvenes en el vino y el aumento de la competencia con otras bebidas, además de la mejorable posición del vino español en los mercados internacionales.

9 de septiembre de 2021

Otras noticias

Cabecita Loca obtiene el galardón de mejor vermut (categoría de vinos fortificados) en Londres

Cabecita Loca se ha convertido en el mejor vermut de los International Wine Challenge 2022 (IWC), celebrados en Londres. Esta bebida, elaborada por Cabecita Loca Slow Drinks en la localidad de Barbastro (Huesca), ha obtenido la medalla de oro en la categoría de “vinos fortificados”. Es la segunda vez que consigue este galardón. Si bien en 2019 alcanzó la puntuación de noventa y un puntos, en esta ocasión ha llegado a los noventa y cinco. Víctor Clavería, artesano alimentario de Cabecita Loca, explica que “se ha intentado mejorar el producto apostando por poner en valor la elegancia de las notas amargas en una bebida que comercialmente en España es mucho más dulce”. El vermut Cabecita Loca se elabora de forma artesanal, según el estilo tradicional, sobre una base de vino de garnacha blanca de Aragón. Cuenta con más de 20 extractos, entre los que predomina la Artemisia Absinthium (ajenjo). Está fortificado con alcohol vínico hasta subirlo a los diecisiete grados.

16 de mayo de 2022 |
Ir a Arriba