Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

sábado, 4 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

sábado, 4 de febrero de 2023

El Consejo Económico y Social Europeo pide poner cordura en la pretensión comunitaria de reducir el uso de fitosanitarios

El Consejo Económico y Social Europeo (CESE), órgano consultivo de las instituciones europeas que agrupa a entidades de la sociedad civil, ha aprobado por mayoría (ciento setenta y cinco votos a favor, tres abstenciones y sólo un voto en contra) un dictamen relativo al uso sostenible de productos fitosanitarios. Este documento pide poner cordura en la pretensión de la Unión Europea de reducir el uso de fitosanitarios. El ponente del dictamen ha sido José Manuel Roche, secretario de relaciones internacionales de UPA y secretario general de UPA Aragón.

El dictamen pretende “poner cordura en las intenciones de la Comisión y el Parlamento, para que se establezcan periodos de transición razonables y se analicen las especificidades de cada Estado miembro y de cada sector”. José Manuel Roche señala que “debemos producir hoy sin arriesgar la producción de mañana: Europa necesita asegurar una producción de alimentos razonable y sostenible, y esto pasa por una alianza con los agricultores, que son sostenibles por naturaleza”.

El texto aprobado por el CESE llama a considerar “la importancia de las sustancias fitosanitarias en la soberanía alimentaria de Europa, un aspecto que cobra especial relevancia por la guerra en Ucrania y por el cambio climático: Europa no puede asumir hoy en día la reducción de producción que acarrearía la limitación del uso de los fitosanitarios, así como el incremento del precio de los alimentos que conllevaría”.

El CESE llama a “investigar soluciones basadas en la ciencia y la innovación, como el uso de variedades más resistentes, semillas certificadas, agricultura de conservación, nuevas técnicas de edición genómica, agricultura ecológica, rotación de cultivos, técnicas digitales y la apuesta por el uso de los cultivos menores, para transitar con éxito hacia un modelo basado en el menor uso de productos fitosanitarios”.

16 de diciembre de 2022

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba