Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

Diario del Campo

Fundado en 2012 por Alberto Cebrián

lunes, 6 de febrero de 2023

El conocimiento lleva a la competitividad, y ésta a la productividad y eficiencia

Una de las enseñanzas que trajo el pasado Foro Nacional de Desarrollo Rural, celebrado en Zaragoza durante FIMA 2020, fue que el conocimiento es fundamental para ser competitivos en el agro, lo que trae consigo igualmente ser más productivos y más eficientes.

Era una de las reflexiones realizadas por Ramón Iglesias, del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón. Considera la productividad como algo esencial ante el escenario que se abre de reducción de ayudas.

Exponía cómo está configurado el AKIS Aragón, es decir, el Sistema de Conocimiento e Innovación Agrario de este territorio. Laura Enfedaque, del Ministerio de Agricultura, defendió que los AKIS son fundamentales para la modernización del sector agrario.

Y citó la relevancia del asesoramiento, dando algunas claves, como que el agricultor esté en un primer plano, que el asesoramiento sea independiente,…

De todo ello se habló en el tercer bloque temático del VII Foro de Desarrollo Rural (“El papel de la formación continua en la innovación”). Se expuso cómo apuestan por la innovación territorios como Aragón, Navarra y Andalucía.

Desde Navarra, Javier Brieba explicó el funcionamiento del INTIA. Incidió en que los requisitos que debe cumplir un asesor son: Imparcialidad, profesionalidad y confianza. Además, la transferencia del conocimiento no sólo debe ir desde la investigación hasta los agricultores y ganaderos, sino también a la inversa (para atender las necesidades reales de estos).

María Isabel López Infante, del IFAPA andaluz, hablaba de una formación de asesores personalizada, en el sentido de que sea acorde con las características personales del asesor y con las peculiaridades del agricultor y ganadero con el que va a tratar en su día a día.

Un ejemplo del trabajo que se lleva a cabo en materia de formación en el Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER) lo ponía su responsable, Jesús López Tapia.

Hablaba del apartado dedicado a I + D. Uno de los casos prácticos se lleva a cabo con el Campus de Aula Dei, de Aragón, para la detección precoz del mejillón cebra. Esa detección precoz permite tratarlo antes, con el consiguiente ahorro económico que supone para el regante.

También se ocupaba de la formación continua Ramón Piñeiro, del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias. Insistía en que una de las funciones de los colegios profesionales es organizar actividades de formación continua, con el fin de ir actualizando el conocimiento de los profesionales.

Las nuevas tecnologías ofrecen posibilidades como la formación on line; por ello nació Formación Agrónomos, que se presenta como plataforma tecnológica formativa.

De forma presencial u on line, lo que se persigue finalmente es un doble objetivo: Que los ingenieros estén bien formados, y la garantía de un buen servicio a la sociedad.

En este bloque temático intervenía también Carmen Urbano, directora general de Promoción e Innovación Agroalimentaria del gobierno de Aragón. Señalaba que todo el AKIS Aragón debe contribuir al reto de poner en valor las producciones agroalimentarias de este territorio.

Citaba la creación del Círculo Agroalimentario Comparte el Secreto, que busca implicar a todos los que quieren ser embajadores de los productos aragoneses (en el momento de celebración del Foro Nacional de Desarrollo Rural ya había unos 150).

19 de marzo de 2020

Otras noticias

La superficie de cultivo en España se mantiene estable por encima de los 16,8 millones de hectáreas

La superficie de cultivo en España se mantuvo estable en 2022, con un total de 16.830.738 hectáreas, apenas un 0,42 por ciento menos que en el año anterior, según los datos provisionales de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce), publicada por el Ministerio de Agricultura. Se observa un incremento de las superficies de girasol, colza y, en menor medida, cultivos leñosos, excepto viñedo y olivar.

La superficie dedicada a tierras de cultivo presenta un ligero descenso. En 2022 se situó en 16.830.738 hectáreas. Del total de esta superficie, 11.309.264 hectáreas corresponden a tierra arable (cultivos herbáceos y barbechos), 5.375.463 a cultivos leñosos y 146.011 a otras tierras de cultivo.

En el grupo de los cereales en general, se produce un descenso en su conjunto del 3,64 por ciento. Salvo el trigo, desciende la superficie de todos los cereales de invierno. Arroz y maíz presentan la menor superficie de los últimos dieciocho años, como consecuencia, probablemente, de la situación provocada por la sequía sufrida en la campaña. El sorgo, a pesar del fuerte incremento porcentual, no llega a las tres mil hectáreas de aumento en valor absoluto.

Las leguminosas grano son, junto con los cultivos industriales y los tubérculos, el grupo de cultivos herbáceos que aumenta su superficie respecto al año anterior.

Los cultivos industriales son el grupo de cultivo que más aumenta porcentualmente la superficie en 2022. Girasol y colza aumentan en más de doscientas mil hectáreas en su conjunto. Sin embargo, los cultivos de regadío muestran un fuerte descenso como consecuencia de la sequía sufrida.

En el grupo de las plantas forrajeras, la superficie total desciende un 0,87 por ciento, destacando la alfalfa, el maíz forrajero y otras con destino forrajero, entre las que se encuentran remolacha y nabo, coles y berzas, y otras plantas de escarda. Tan sólo la veza forrajera y otros cereales para forraje aumentan la superficie respecto al año anterior.

En el grupo de los cultivos leñosos es de destacar el progresivo aumento de prácticamente todas las especies del grupo, exceptuando viñedo, olivar y otros leñosos. Viñedo y olivar descienden muy levemente, arrastrados por el descenso de la uva para vinificación y aceituna para aceite.

Dentro de otros cultivos leñosos, el algarrobo muestra un mayor descenso porcentual. En su conjunto, los cultivos leñosos aumentan un 0,27 por ciento su superficie respecto al 2021 y destaca el incremento de los frutales no cítricos. Dentro de estos, el almendro y el pistacho son los que más crecen, seguidos, en menor medida, por melocotonero-nectarina y aguacate. Respecto a los frutales no cítricos, desciende el manzano, caqui, kiwi y mango, entre los subtropicales; y avellano en frutos secos. Dentro de los frutales cítricos aumentan naranjo y limonero.

3 de febrero de 2023 |
Ir a Arriba